Atrás

Uninorte es lo que soy ahora

Hoy hace exactamente tres años entré a Uninorte. Describir estos maravillosos tres años es una larga historia que contaré en este escrito dirigido a ustedes.

Llegué con un poco de inseguridad, no puedo negarlo, sentí miedo. Miedo a no encontrar el camino que me condujera a un gran futuro. Sin embargo, la Universidad del Norte ha superado mis expectativas.

Como cada semestre, llegan nuevos líderes que quieren transformar nuestro país, de personas exitosas que quieren innovar y emprender. La elección que hicieron es la correcta, sin duda alguna, no se arrepentirán.

Uninorte es mi hogar, mi familia, el espacio donde siento que soy yo misma, mi confianza, MI LUGAR. No niego que ha sido un camino de muchos sacrificios, pero afortunadamente he conocido personas que tienen la misma filosofía de vida que yo.

En Uninorte encontré a Uninorte Incluyente, la oportunidad para creer en las individualidades, para admirar las diferencias y sobretodo respetarnos como seres humanos que somos.

Siempre hay un espacio donde nuestro cuerpo, mente y alma viajan y se transportan hacia la verdadera paz. Eso es Uninorte Incluyente para mí. Cuando pienso en inclusión, se vienen a mi mente todas y cada una de las personas que no tienen la oportunidad de estar aquí y por ello quiero trabajar arduamente.

En Uninorte encontrarán amigos para toda la vida y profesores que entregarán cada uno de sus esfuerzos para formarlos en el futuro que se avecina. Este campus es arte, aprendizaje, unión, salud y acompañamiento. Es la oportunidad para encontrar, además de la carrera, pasiones que despiertan en ti habilidades que desconocías. Explotamos las capacidades, el ingenio y las llamadas habilidades blandas y es también la prueba de que cada persona que esté llena de sueños, las convierte en realidad.

De ahora en adelante, aprovechen cada segundo de este corto camino, porque aunque se vea largo es corto el tiempo para vivir a Uninorte. La meta es una, cómo construyen el camino depende de ustedes.

Gracias a Uninorte soy una mejor persona, me sigo formando como una profesional integral y segura de que cada año serán 365 días de nuevos aprendizajes y retos. El camino nunca acaba, siempre hay una meta nueva que emprender. Hay que regar nuestras siembras cada día, porque la cosecha siempre será un buen fruto.

Ahh y los invito a hacer parte de Uninorte Incluyente, les aseguró que será una experiencia que transformará sus vidas, como lo hizo conmigo.

Por: Rosa Ruiz. Vicepresidenta grupo estudiantil Uninorte Incluyente y estudiante de comunicación social y periodismo.  

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.