Atrás

Trastorno del Espectro Autista en épocas de aislamiento social

 

Bloggera invitada: PhD. Jenny Acevedo-Rincón
Profesora e investigadora del IESE Uninorte

En días de aislamiento como los que atravesamos, las ganas de salir de nuestras casas nos persiguen constantemente. Es apenas normal cuando estábamos tan acostumbrados a un ritmo de vida frenético, una rutina establecida, unos horarios de trabajo, comida, ejercicio, y hasta unos momentos en familia. Estos últimos momentos eran escasos, y, de repente ahora tenemos mayor tiempo con nuestras familias, y nos damos cuenta que nos estábamos desacostumbrando a ella, que al momento de asumir la nueva rutina, de las primeras recomendaciones que salieron fue sobre los espacios de convivencia, que,  aunque se piense que es natural convivir y tolerar al otro (hermano, padre, hijo, etc), el no haber estado todo el tiempo con ellos, nos apartó al punto que muchas de nuestras familias se estén (re)conociendo, y hasta (re)habitando espacios comunes.

Para las personas promedio, todos estos cambios incomodan, pero nada que el tiempo no ayude a “entender” que “debemos hacerlo por el bien común”. Por tanto, al principio cuesta establecer nuevas rutinas, negociaciones de espacios, tiempos y actividades en casa, y, poco a poco, hasta pensar en que ahora queda tiempo para ver cuanta propuesta nueva aparece en las redes en forma de retos, estudios, “fórmulas mágicas” para muchas cosas. Pero, no todos funcionamos del mismo modo, por ejemplo, para personas con alguna dificultad cognitiva o algún tipo de trastorno del neurodesarrollo, es difícil de comprender y adaptarse a las nuevas rutinas en casa. Por ejemplo, para una persona dentro del Trastorno del Espectro Autista (TEA) le es difícil pensar que su horario, ya establecido, cambia de repente. Y actividades rutinarias como salir de casa, al parque o al colegio, son ahora limitadas a recorrer el espacio de la casa. Sin embargo, países como España, que lleva varios años ya trabajando el tema de atención a la diversidad, bajo el Decreto Ley de Estado de Alarma a las especiales necesidades de las personas con discapacidad intelectual y grandes necesidades de apoyo, propuso el uso de una pañoleta azul en la mano del niño con TEA. Esto, con el fin de identificar a esta población para caminar cortas distancias, y así no ganar insultos innecesarios a su paso, desde las ventanas de las casas y edificios, como lo venían haciendo los vecinos del sector, sin mayor muestra de convivencia y sensibilidad. Estrategias como estas nos permiten ver al otro desde otra perspectiva, y sensibilizarnos de las necesidades de los demás. Posteriormente esta medida fue adoptada por Argentina.

Por eso en algunos países como España y Argentina adoptaron una, significaba para que se supiera que la persona con autismo necesitaba de salir de su entorno, y tener algunas de sus rutinas, sobre todo en niños pequeños, donde salir a caminar (aunque sea al parque) es parte de su día a día.

Para comprender un poco más, a grosso modo, podemos decir que término trastorno del Espectro autista (TEA) es una alteración del neurodesarrollo, que se utiliza para designar diversas manifestaciones del autismo. Algunas características son: dificultades en interacción social, principalmente en la comunicación (verbal y no verbal), conductas repetitivas e intereses restringidos, pocas habilidades de planificación, flexibilidad mental y cognitiva, generatividad, inhibición de respuesta, habilidades mentales y sentido de la actividad. Sin embargo, no todas las personas con diagnóstico de TEA, presentan las mismas características, o en el mismo grado de dificultad. Las personas con diagnóstico Asperger también se encuentran dentro de las diagnosticadas con TEA.

A nivel educativo, en tiempos de la virtualidad, los estudiantes con TEA deben también adaptarse al nuevo espacio físico para recibir la clase. Así, por ejemplo, su comedor de casa puede estar funcionando también como salón de clases, para recibir las orientaciones remotas de sus profesores, o aquel espacio de estudio que usaba durante una fracción de tiempo al día, ahora es usado un tiempo mayor. Además de esto, debe adaptarse a las nuevas formas de comunicación con profesores y compañeros de colegio, pues las plataformas han servido para dar continuidad a procesos iniciados en este año escolar meses atrás.

Por lo anterior es importante pensar en que los profesores puedan proporcionar (i) múltiples medios de representación y comunicación, (ii) múltiples medios para la acción y la expresión, y (iii)múltiples medios para la motivación e implicación en el aprendizaje, así como lo recomienda el documento del Diseño Universal de Aprendizaje. En este sentido, se enuncian algunas estrategias para proporcionar múltiples medios de representación y comunicación: ejemplifica de manera concreta como se realiza la actividad, proporciona instrucciones precisas y claras.

Privilegia el uso de recursos visuales pues esto les permite recordar fácilmente las secuencias de tareas, señala sobre el uso del celular y/o computador de manear consciente y reflexivo, utiliza organizadores gráficos y apoyo visual (resúmenes, esquemas, mapas), utiliza estrategias (subrayados) para enseñar la toma de apuntes, organización y categorización de la información, recuerda, anticipar las tareas que se van a realizar diariamente y el resultado que se espera obtener con las mismas. Recuerda, la clase será más agradable para el estudiante si conoce previamente su estructura, por eso, el modelo de flipped classroom ayudará al estudiante.

Por su parte, algunas estrategias para proporcionar múltiples medios para la Acción y la Expresión, pueden ser: evita los cambios repentinos de rutinas de clase y el exceso de nueva información, incluye pequeñas transformaciones en tu forma de enseñar, para ayudar a aceptar mejor las nuevas experiencias. Recuerda, una nueva experiencia es una nueva rutina que debe interiorizar el estudiante.

Proporciona retroalimentación diferenciada. Por último, algunas estrategias para proporcionar múltiples medios para la motivación e implicación en el aprendizaje: Orienta al estudiante a buscar ayuda del profesor o de otro profesional cuando esté confundido, desarrolla un clima empático y comprensivo en el grupo clase, proponga un par-apoyo dentro del salón de clases, y, evita situaciones de tensión o ansiedad en el estudiante (no uses la estrategia de quices sorpresas).

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.