Noticias Noticias

Atrás

La trata de personas, un delito latente que pocos denuncian

Un estudio identificó las modalidades de esta conducta en  tres  departamentos de la Costa. A propósito del Día Contra la Trata, habrá actividades académicas en Barranquilla.

Decir que es un delito serio y una violación grave de los derechos humanos, según describe la ONU a la trata de personas, suena alarmante. Saber que existen denuncias en el departamento del Atlántico tipificadas bajo este delito, de acuerdo a la Secretaría del Interior departamental, indica que es un fenómeno que está más cerca de lo que pensamos y que podría tocar la puerta de cualquier ciudadano.

En el departamento se han denunciado dos casos en lo que va del año, mientras que en 2018 se recibieron seis denuncias. Aunque la cifra parece no impresionar, el Comité Departamental de Lucha Contra la Trata dice que podrían existir más casos que eleven las estadísticas, pero que, por temor o desconocimiento, no son denunciados, por eso trabajan en acciones que permitan transformar el imaginario sobre el tema a través de planes de sensibilización que inciten al ciudadano a denunciar y a alertar sobre un posible hecho. 

“Hemos encontrado que la mayoría de casos reportados por la Fiscalía y los atendidos por nosotros a través de la ruta de atención tienen un común denominador: son casos ocurridos a atlanticenses que migran al exterior buscando mejores oportunidades para ellos y sus familias, estos caen en situaciones desesperadas o son engañados con ofertas y trabajos que terminan afectando su vida en múltiples sentidos”, explicó el secretario del Interior, Jorge Ávila.

La principal modalidad de este delito en el departamento se da con fines de explotación sexual, según los reportes de la Fiscalía y del Comité de Lucha Contra La Trata. El informe coincide con el diagnóstico realizado por el Observatorio Latinoamericano (capítulo Colombia) sobre trata y tráfico de personas, el cual fue analizado por académicos, expertos y entidades oficiales.

De acuerdo al colectivo que participó en la encuesta del Nodo Caribe, otras de las modalidades de trata que se dan en la Región Caribe son: el turismo sexual, seguido de la mendicidad ajena, la cual está relacionada en gran parte con la migración desde países vecinos que encuentran en este ejercicio una forma de subsistencia.

La Secretaría del Interior agrega que el reclutamiento forzado y la servidumbre son  otros de los casos que se han reportado en el Atlántico.

“Desde 2016 a la fecha, hemos atendido casos por matrimonio servil, mendicidad, trabajos forzados y prostitución”, indicó el secretario del Interior. 

Cerca al Día Mundial contra la Trata, que se conmemora este 30 de julio, se conocieron los resultados del macroproyecto Trata de Personas en Colombia: Un monitoreo desde las regiones.

El estudio. La muestra estuvo conformada por 28 actores, de los cuales el 36% pertenecen al Atlántico, el 28% a Bolívar y un 36% al Magdalena. El 54% (15) total de la muestra fueron mujeres y el 46% (13) restante hombres.

En el Nodo Caribe, liderado por el profesor Francisco del Pozo Serrano, docente e investigador del Instituto de Estudios en Educación- IESE de la Universidad del Norte, en colaboración de un equipo de la Universidad, se logró identificar algunos aspectos clasificados en cinco dimensiones que dibujan el escenario del delito de trata en este territorio.

La primera dimensión que se evaluó fue la influencia de los factores de riesgo estructurales, es decir, las razones que inciden en la ocurrencia de este delito. En este punto,  la migración se reconoce como el principal factor de riesgo, según el 86% de las personas consultadas. En segundo lugar, la pobreza con un 76% también se destaca entre los indicadores percibidos que conduce a la  vulnerabilidad de las posibles víctimas.

En el caso de Atlántico, un departamento receptor de migrantes, la Gobernación aseguró que no se han reportado casos de trata interna y que con esta población adelantan programas que les permitan  acceder a la oferta institucional y, de esta manera, evitar que la situación de los migrantes genere cualquier tipo de delitos.

El entorno familiar de la Región Caribe también alberga factores que pueden determinar la ocurrencia de diferentes modalidades de tráfico ilegal de personas en las comunidades como lo son: la violencia intrafamiliar y la contribución económica de niños y adolescentes al sostenimiento de un hogar.

“Es preocupante la incidencia percibida que muestra el departamento del Atlántico, en relación a los factores de riesgo asociados a los casos de trata presentados y a las dinámicas delictivas relacionadas con la prevalencia del fenómeno”, señaló Francisco del Pozo, investigador del IESE de Uninorte.

¿Dónde se desarrolla la trata?.  Según el informe del observatorio en el Caribe, las capitales de los departamentos son “un excelente lugar” para desarrollar la actividad ilícita. Se pudo evidenciar que las zonas recreativas y los espacios turísticos de Atlántico, Bolívar y Magdalena son los lugares de explotación más frecuentados. 

En el caso de los perfiles victimarios, los grupos al margen de la ley encabezan el listado con un 75% en el Atlántico, dice el estudio.

Entre los medios que más utilizan los captadores para atraer a las víctimas están las redes virtuales, siendo estas las preferidas por los jóvenes, seguido de las ofertas laborales dentro del país y en el exterior, y a través de contactos sociales.

El estudio también formuló preguntas sobre la incidencia en la región sobre los tipos de trata que existen en los tres departamentos consultados. En Atlántico y Magdalena predomina la trata externa, aquella que involucra el desplazamiento de la víctima con fines de explotación fuera del territorio nacional, mientras que en Bolívar predomina la trata interna, aquella que implica desplazamiento de la víctima con fines de explotación dentro del territorio nacional.

Según los datos del Ministerio del Interior de 2013 a julio 2019 se reportaron 106 casos de trata interna y 454 casos de trata externa en la Región Caribe.

¿A quiénes consultó el observatorio caribe?.  El 18% de los participantes pertenecen a la Secretaría del Interior de los tres departamentos consultados, el 14% pertenecen a la Fiscalía; otro 14% son representantes de las universidades; un 11% son delegados de la Policía Nacional; un 7% son representantes de la Secretaría de la Mujer, instituciones sociales. Otras entidades como la Procuraduría, la Defensoría, las Secretarías de Salud y Educación tuvieron una  participación del 4% por cada entidad.  El Sena y la Cancillería también participaron.

Cabe destacar que el 93% de los participantes tienen nivel educativo de postgrado y doctorado, lo cual permitió evidenciar un alto nivel de formación de los agentes encargados de dinamizar los procesos en cada uno de los territorios.

Para alertar sobre casos de trata, la Secretaría del Interior del departamento invita a la ciudadanía a llamar a  la línea Contra la Trata de Personas 018000522020, creada especialmente para denunciar casos.  Funciona las 24 horas de los siete días de la semana. A través de la línea gratuita las personas pueden  recibir ayuda y orientación en caso de ser víctima de este delito.

Fuente: El Heraldo

Promedio (0 Votos)


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Noticias Uninorte Noticias Uninorte

 


 

síguenos síguenos