Noticias Noticias

Atrás

Colombia debe trabajar con ahínco en la educación social

El país necesita una formación para trabajar en rehabilitación social y mediación de violencias.

La educación social es aquella que nos enseña a vivir como ciudadanos y convivir en sociedades plurales y diversas. Sin embargo, las situaciones que se presentan en Colombia, hacen que sea necesario una educación especializada enfocada en aspectos sociales, mediación de conflictos, acompañamiento al desplazamiento o la migración.

También es necesario que se conciban políticas y programas que trabajen la educación familiar y comunitaria, potenciando las capacidades y recursos de los colectivos y comunidades, avanzando en la inclusión social de aquellos grupos especialmente vulnerables, así como en potenciar a cualquier persona y colectivo en el ocio o la inserción sociolaboral.

Para Francisco José del Pozo, docente e investigador del IESE, coordinador de la maestría en Pedagogía Social y de la línea de investigación: instituciones, contextos y educación del grupo cognición y educación del Instituto de Estudios en Educación de la Universidad del Norte, en el país es necesaria la mediación entre escuelas, familias y comunidades, así como entre territorios y comunidades. Eso conllevará a que la ciudadanía desarrolle mayor empoderamiento, cree procesos de autonomía, y participen como agentes políticos en el sentido ciudadano y del bien común.

De acuerdo con del Pozo, la educación social es muy importante en las relaciones socioeducativas que se establecen entre los agentes educativos y educandos, ya que van generando oportunidades de toma de conciencia y colaboración con el propósito de que las personas busquen sus propios recursos (al mismo tiempo que se dinamizan y movilizan los de la comunidad) para realizar procesos colectivos e individuales de transformación.

“Esto se logra movilizando y atendiendo todas las dimensiones del ser humano, desde intervenciones complejas que pretenden mediar entre el conjunto de instituciones, personas y colectivos para desarrollar procesos que de forma integral creen oportunidades de bienestar. Para ello, se trabaja en las necesidades y en las capacidades; y teniendo en cuenta el contexto propio y las características socioculturales para la acción socioeducativa”, argumentó.

Perspectiva de la educación social en Colombia

Lo importante, en este punto, es lograr una unidad en la educación social, llegar a ese punto requiere que la educación se especialice para trabajar en etnoeducación, educación familiar, educación comunitaria, educación social en las escuelas para la gestión comunitaria y la convivencia; educación rural y campesina, educación inclusiva, educación intergeneracional, de adultos mayores, educación para la sostenibilidad, de colectivos especialmente vulnerados y vulnerables, entre otros aspectos. 

Del Pozo reconoció que la educación social busca trabajar con las personas y no sobre ellas, de tal manera que la población tome conciencia de las situaciones propias y estructurales y ello favorezca el cambio o la transformación. Muchas de estas circunstancias no son de carácter personal, sino estructural, es por ello que se hace fundamental una movilización ciudadana para tomar decisiones comunitarias colectivas, también es necesario tener en cuenta que la educación social no puede sola, requiere apoyo de la política y de los gobiernos. 

“Sin embargo, la educación social busca trabajar con las personas y con todas las entidades e instituciones para crear redes de participación e inclusión donde lo asistencialista debe superarse para convertirse en acompañamiento, atención y cambio. Por tanto, los planes de desarrollo y las políticas nacionales, regionales y locales, tienen que pensar en la educación social para profesionalizar a los agentes y mejorar la gestión y cohesión social”, agregó.

Aporte de la academia a la educación social

Desde la Universidad del Norte y el Instituto de Estudios de Educación, IESE, se está trabajando en varios frentes en materia. Uno de ellos es la docencia, en donde la institución ofrece un pregrado con práctica de práctica de gestión social comunitaria e institucional en fundaciones y con grupos en licenciatura de pedagogía infantil.

En el caso del posgrado están las asignaturas de Animación Sociocultural y Desarrollo Comunitario (Doctorado de Educación), y Educación Social (Maestría de Educación con énfasis en Pedagogía Social). Además, y como apuesta más importante, es la primera maestría en Pedagogía Social e Intervención Educativa en contextos sociales de Latinoamérica, que permite un programa virtual con colaboración de un profesorado de 12 universidades internacionales, tres nacionales, de la mayor calidad, siendo todos doctores. Este programa permite que cualquier agente social, de salud, educativo, político, se forme para la intervención educativa en contextos sociales.

“La maestría en Pedagogía Social busca mejorar las condiciones sociales de las personas, los grupos y las comunidades a través de una educación centrada en las relaciones humanas de la cotidianidad, no en la enseñanza y el aprendizaje que se da en lo curricular de las instituciones formales escolares. Para ello, los abordajes pedagógicos/educativos, que presenta el plan de estudios se centran a partir de los fundamentos, las prácticas y los valores de la pedagogía social en el conjunto de contextos y entornos diversos (rehabilitación social, desarrollo comunitario, escenario familiar, etc.); así como en todos los grupos etarios durante el ciclo vital (infancia, adolescencia y juventud, personas adultas y adultas mayores)”, describió el coordinador del programa. 

A eso se le suman los proyectos de investigación que coordina Francisco José del Pozo, en donde se abordan temáticas como trata de personas, problemática que se aborda desde la prevención y monitoreo a nivel país y en la región Caribe. Otra iniciativa, que está siendo financiada por Colciencias, se denomina educación para la paz en las educativas y comunidades vulnerables de la costa norte del país, que ha permitido trabajar construcción de cultura de paz en todo el caribe colombiano.

Desde el IESE y sus grupos se han proyectado diversas iniciativas con Uninorte: como un proyecto de rehabilitación social en el centro de rehabilitación femenina de Barranquilla y cuatro iniciativas de jóvenes investigadores que están siendo financiadas por Colciencias.

Fuente: El Tiempo

Promedio (0 Votos)


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Noticias Uninorte Noticias Uninorte

 


 

síguenos síguenos