Blogs Blogs

Egresado de Derecho es premiado por la Academia de Política y Artes de Washington

Luis Miguel Hoyos Rojas, egresado de Derecho (2011) obtuvo el premio por la Academia de Artes Políticas de Washington en la categoría de ´Liderazgo Juvenil´ gracias a su trabajo hecho en el Instituto Nacional para Sordos (INSOR). Luis entró al Instituto en el año 2013 y cuenta que cuando llegó encontró un lugar que nadie conocía “mi intención fue revivir una época dorada que el instituto tuvo hace años y murió”. 

En su instancia de subdirector general en el (INSOR) lideró tres importantes proyectos, el primero fue darle visibilidad al instituto: “creamos un programa que se llamó Coloquios, este era un escenario de potencialización del instituto donde dialogaba con sus entidades pares, todas aquellas que pueden construir una agenda común para la igualdad de los sordos”, manifestó, además dijo que gracias a este proyecto el INSOR salió del anonimato y permitió realizar otros dos proyectos. 

El segundo se trató de televisión accesible, este logró devolverle la accesibilidad de la comunicación de las personas sordas a la televisión pública. “Hoy nuevamente vuelven a aparecer los intérpretes de señas en la televisión pública que era algo que venía muerto desde hace muchos años”, indicó nuestro egresado, quien fue el investigador principal de este proyecto. 

El tercer y último proyecto fue acerca la gestión territorial, “el (INSOR) estaba llegando al país pero no de la manera correcta, es por eso que formulamos un proceso de colaboración armónica con el territorio, expidieron la directiva que generó la contratación de intérpretes para sordos y profesores”. 

Después de un tiempo de haber trabajado allí, Luis se fue a realizar su doctorado. Sin embargo, sus proyectos han seguido modulando y mejorando con el tiempo, todo su trabajo quedó en la memoria de las personas sordas y en la historia del instituto. “Muchas personas llegaron a mi despacho, preguntaban por qué me iba, me hicieron cartas de agradecimiento, fue una salida muy linda”, afirmó.

Hoyos considera que el premio fue una oportunidad de la vida y del esfuerzo académico por construir caminos honestos que muestran transformaciones académicas, científicas y políticas. “Al recibir este premio asumes una gran responsabilidad, la academia en cualquier momento te lo puede revocar, porque el código de ética de la Asociación Americana de Consultores Políticos te obliga a mantener un estándar de honestidad. Asumo la responsabilidad de seguir trabajando por todo aquello que merece una reflexión de hacer la igualdad posible”. En la misma categoría de este premio se encuentra otra egresada de Uninorte, Marla Gutiérrez Alfonso, egresada de Derecho (2020)

 

Sobre nuestro egresado 

Luego de graduarse de Derecho, Luis se fue a Bogotá y se vinculó a la firma de abogados Brigard y Urrutia, hizo parte de proyectos de colaboración científica con la Universidad Javeriana en el Instituto Pensar y por último estuvo en el Ministerio de Educación en el (INSOR), el abogado considera que su vida siempre ha estado ligada a lo académico y lo político. 

 

También hizo un master en Derecho Constitucional y Ciencias Políticas en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (CEPC), y está realizando un doctorado en la Universidad Carlos III de Madrid, investigación que propone una teoría sobre el equilibrio económico de la mujer, específicamente cuando sale de la relación marital o la relación dentro el régimen familiar colombiano. 

 

En la actualidad, Hoyos trabaja en grupos de colaboraciones científicas, de investigación en Universidades hermanas de España y en la organización de cursos, seminarios, etc. Entre sus proyectos se encuentra la publicación de un libro de filosofía política dirigido a la comunidad sorda que saldrá en el mes de Octubre titulado: ´Comunidad sorda en disputa´ y la posibilidad de hacer política en su ciudad natal, Barranquilla. 

 

Luis cree que el derecho permite construir mejores escenarios y espacios para que las personas puedan ser libres e iguales en la sociedad, eso fue lo que le hizo estudiar derecho porque principalmente quería dedicarse a filosofía política y moral “eso se lo debo a mi profesora Yadira Alarcón Palacio, maestros que te motivan a amar la carrera hasta el punto en que te enseñan que el derecho son diferentes actividades con las cuales tu puedes cambiar la realidad”. El abogado agradece a la Universidad por colocar el caribe en el mundo y por la excelencia de sus profesores.

 

Egresada de Medicina ocupó los primeros puestos en el tercer Simposio de Puericultura y Crianza de la Universidad de Antioquia

María Margarita Vega Gutiérrez, egresada del programa de Medicina (2014) y de la especialización en Pediatría (2020) obtuvo el primer lugar en el tercer Simposio de Puericultura y Crianza de la Universidad de Antioquia en las categorías de: ´Trabajo de Investigación Terminada´ y ´Narración de Experiencia´. El evento fue del 3 al 4 de septiembre.

A Vega le llamó la atención el concurso, así que decidió participar, primeramente, con la tesis de su especialización. Su trabajo se basó en los factores determinantes del peso al nacer de los hijos de mujeres venezolanas inmigrantes en las ciudades de Barranquilla y Riohacha, en el cual llegó a la conclusión de que los controles prenatales son uno de los determinantes que más influyen al momento del nacimiento de un bebé con un peso por debajo de los estándares. 

La doctora decidió mandar el escrito que era necesario para concursar con sus respectivas especificaciones y este quedó seleccionado para participar en la modalidad de ´Trabajo de Investigación Terminada. No obstante, las ganas de continuar concursando seguían intactas en Margarita, así que decidió también participar en la modalidad de ´Narración de Experiencia´ con un trabajo de crónica que había realizado en su segundo año de residencia en el pacífico. Escrito que también quedó seleccionado para concursar. 

En esta crónica, Margarita relata su experiencia vivida de 12 días en el pacífico como parte de su rotación de residencia. “Mar, río, y los niños del pacífico” es el título de su crónica donde narra cómo es navegar a través del río y del mar para llegar a los pueblos de esta región con unas comunidades que se encuentran muy alejadas del estado, en condiciones de pobreza extrema para brindarles atención en salud. “A los niños se les iluminaba los ojos al vernos porque era la primera vez que muchos de ellos conocían a un médico, sin duda la mejor experiencia de toda mi residencia”, manifestó la profesional en salud.

Luego de mandar los posters con los que Vega iba a participar en cada una de las modalidades, a la doctora le informaron que ambos trabajos habían llegado a la final y que debía realizar una presentación oral para cada uno de ellos. “Yo creo que a los jurados les gustó mucho la forma en la que yo me expresaba, porque fui muy clara. Yo sabía todo lo que había puesto en mi tesis así que valió la pena, me sentí muy feliz”, indicó. 

Vega también recalca que a la hora de exponer su otro trabajo fue muy diferente: “con la crónica fue más como contar mi experiencia y en cómo había visto yo esa realidad que se vive en el pacífico con esos niños”. A través de fotografías la pediatra narró la realidad de esos niños que no tienen acceso al agua potable o a una alimentación saludable y acerca del embarazo en adolescentes que para ella es una triste realidad “contrasté todas esas vivencias a través de una narrativa muy bonita”. 

Al terminar de exponer, la organizadora del evento le informa a Margarita que las tres personas que expusieron eran las ganadoras de las tres categorías, llevándose ella el primer puesto en la modalidad de trabajo de ´Investigación Terminada´ y compartiendo, también el primer puesto, en la modalidad de ´Narración de Experiencia´.   

Sobre nuestra egresada 

Durante su paso por la Universidad, Margarita participó en distintos grupos extracurriculares como el Taekwondo y el comité estudiantil de Medicina. En su último año de carrera, decidió hacer las prácticas en Bogotá a través de un convenio con el Hospital de Kennedy. En cuanto se graduó, Margarita decidió hacer el rural en un pueblo de Bucaramanga, allí fue donde nació su amor por la pediatría. 

Estudió inglés en un intercambio a Estados Unidos en la ciudad de Washington durante tres meses. Empezó a trabajar en la EPS Sanitas como Doctora General en Consultas Externas. Luego de trabajar un tiempo allí, Margarita decidió presentarse en la Universidad del Norte, con el fin de estudiar su especialización en Pediatría. “En Colombia no es un proceso fácil pasar una especialidad, por eso me siento afortunada de haberlo logrado”, manifestó.

Nuestra egresada destacada considera que la residencia fue un momento muy duro en su carrera profesional por el nivel de exigencia que esta exigía, por motivos económicos y familiares; sin embargo, cuenta que el apoyo de su familia y de sus docentes, los cuales fueron fundamentales para sacar la especialización adelante. 

Hoy en día Margarita busca poder ejercer su especialidad. Su tesis está en proceso de publicación en la revista de Salud Pública de la Universidad Nacional. A su vez, también quiere seguir estudiando y realizar una subespecialización en Neurología Pediátrica. Por último, la egresada considera que siempre es un orgullo representar a la Universidad del Norte donde sea que vaya.

 

Una egresada de Relaciones Internacionales que desde el gobierno español busca la creación de políticas públicas para Latinoamérica

Alba Rodríguez, egresada de Relaciones Internacionales (2011) con énfasis en Ciencia Política trabaja hoy en el diseño e implementación de proyectos de Cooperación Internacional a gran escala con la (FIIAPP), Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas. Tan pronto se graduó de la Universidad, Alba empezó a trabajar en el (ICA), Instituto Colombiano Agropecuario, en la revisión de proyectos, indicadores y políticas de choque. Después, Rodríguez trabajó durante dos años en una consultora, en la parte administrativa, que estaba involucrada con el proyecto de las cien mil viviendas grandes del expresidente Santos, aunque la egresada confiesa que en ese momento se alejó de lo que realmente le gustaba lo considera una experiencia bastante enriquecedora. 

Su siguiente paso fue las Naciones Unidas en Bogotá donde empezó a trabajar en la (UNDC), Agencia de Naciones unidas contra las Drogas y el Delito, una de las agencias más fuertes en Colombia. “Entrar a este lugar significó para mí muchísimo, ahí descubrí que lo que yo quería hacer eran políticas públicas”. Es por esto que la Relacionista empezó a buscar becas para hacer una maestría en políticas públicas, el gobierno mexicano, en apoyo a estudiantes de otros países le otorgaron la beca y estuvo por dos años estudiando en la Universidad de Guadalajara. “Siempre voy a estar agradecida por esa oportunidad, uno reflexiona mucho y recibe con gran aprecio que un país hermano te facilite dos años de estudios completos”.  

Estando en ese país, a Rodríguez le entró la curiosidad por aprender más de género y feminismo, ya que dice que descubrió la necesidad que desde América Latina se creen políticas tanto de género como políticas que transversalizan el género como un factor primordial. “Empecé a estudiarlos por mi cuenta, a reunirme con mujeres fuertes en el tema. Así me di cuenta que necesitaba hacer algo por mi, por el resto de mujeres y por la importancia que creo que tiene el cambio a través de políticas públicas; que tengan en cuenta nuestras experiencias como mujeres en el trabajo, en la educación y en la calle”. Es por esto que Alba tomó la decisión de hacer otra maestría en estudios de género en España.  

En la actualidad, Rodríguez lleva dos años y medio trabajando en la (FIIAPP) en cooperación internacional con proyectos de todo tipo en el área de Desarrollo Económico y Medio Ambiente, siempre intentando enfocar todos ellos a la parte del género. Esta agencia busca fortalecer las políticas públicas entre las administraciones públicas de distintos países, Alba lleva proyectos en parte de Europa y toda América Latina, desarrollando dichas políticas y estableciendo relaciones entre el gobierno español y los gobiernos de otros países. “Me gusta donde estoy, es una empresa potente, trabajar con el sector público de España me ha abierto muchas puertas y soy la única colombiana ahí, así que me llena de orgullo”. 

Esta experiencia ha sido gratificante para Alba ya que considera que cuando quieres hacer un cambio en el mundo, o incidir en las cosas, trabajar en la política es muy importante porque es donde se toman las decisiones. Sin embargo, también considera que ha sido un proceso duro, que los proyectos a veces se quedan en acciones pequeñas sumando a esto el hecho de provenir de otro país. “Cuando llegas de migrante a un país donde nadie te conoce te cuesta muchísimo que reconozcan tu formación, tu experiencia y que te consideren una persona válida”. 

Para Alba la decisión de estudiar en Uninorte cambió todo el transcurso de su vida, reconoce que la apertura y el reconocimiento internacional que tiene la Universidad le abrieron muchas puertas. “A mi me ayudó mucho, cuando empecé mi carrera, venir de una Universidad que la gente sabe, reconoce su excelencia y su calidad fue crucial”. Por último, Alba está trabajando en algunos proyectos personales como empezar el doctorado, lanzar un podcast sobre la experiencia de ser mujer migrante en España y terminar algunos artículos académicos para CLACSO, el consejo lationamericano de ciencias sociales. 

 

Alfonso Quijano, un egresado uninorte que gracias a su creatividad y determinación es hoy cofundador de LeanTech

Alfonso Quijano, egresado de Ingeniería Electrónica (2015), es hoy gerente general y cofundador de LeanTech, una empresa de desarrollo de software y reclutamiento especializada en logística. La creatividad llevó a Alfonso a desarrollar a lo largo de su vida universitaria múltiples proyectos en las distintas materias de su carrera. Esto lo llevó a participar en la Feria de Emprendimiento que hace la Universidad del Norte con una idea de negocio donde combinó parte de los proyectos anteriores, que tituló Ánimos Ingeniería. Luego de ganar el próximo paso fue presentar su idea a nivel internacional en Virginia Tech, enfrente de otras empresas en un programa llamado VT KnowledgeWorks, donde quedó entre los ganadores. Después de esto se devolvió a Colombia con el sueño de hacer de su empresa una realidad. 

Luego de más de un año de gran esfuerzo, Alfonso no siguió con la iniciativa. Quijano cuenta con dolor esta parte de su vida, sin embargo también afirma que dicha experiencia le sirvió como aprendizaje para lo que después venía. Sin ánimos de nada, Alfonso decidió dejar el sueño de ser emprendedor por un tiempo y empezó a trabajar en Lean Staffing Solutions, empresa que se dedica a la subcontratación para ofrecer el talento adecuado a la industria de la logística en Estados Unidos. 

Los siguientes meses Quijano trabajó fuertemente, “después de haberme contratado yo trabajé como antes nunca, me sentaba a aprender de todo el mundo, programaba, hablaba con clientes, hacía de todo. La devoción fue total y absoluta, a mí nunca me pidieron nada simplemente yo quería dar la talla”. Cuando Alfonso empezó a trabajar allí eran apenas 60 personas y el departamento de tecnología, donde él trabaja, solo era de dos personas.

En esos tres meses, el jefe de Alfonso le había comentado, a modo de profecía, sus ganas de crear un tipo de software y que en aproximadamente cuatro años ellos iban a tener una empresa de tecnología en donde Alfonso se iba a ver involucrado. Esto era lo que Quijano siempre había querido hacer así que empezaron a trabajar en esa idea, dejando toda la responsabilidad a cargo de Alfonso, todo ese proceso demoró un año mientras que Lean Staffing Solutions seguía creciendo.

Después de haber demostrado sus habilidades y de haberse ganado la confianza de su superior, Alfonso pasó de ser el IT Manager a ser el CTO, chief technology officer, encargado de todo lo relacionado con el equipo de tecnología, con trece personas bajo su cargo y donde la mayoría de ellas habían estudiado junto a Quijano. “Casualmente todas eran personas muy allegadas que conocí en la Universidad, que sabía que eran muy buenos y que yo dije, la estoy pasando genial aquí, creo que estamos construyendo algo importante, voy a asegurarme de traer a la mayor cantidad de personas que yo pueda, a gozar este proceso conmigo”, sin duda, una muestra de solidaridad de Alfonso con sus amigos egresados. 

En medio de una reunión con sus superiores, a Alfonso le brindaron la oportunidad de tener una participación verdadera en una empresa de tecnología, momento que recuerda con gran entusiasmo. “Me puse como loco, yo siempre tenía visionado que Medellín era el lugar donde íbamos a crecer”. Quijano tomó la decisión de trasladarse a Medellín al ver que todo su equipo lo apoyaba y estaban decididos a mudarse junto a él. Ahí empezó a construir lo que hoy es LeanTech, empresa hermana de Lean Staffing Solutions. El crecimiento ha sido exponencial, en ese momento LeanTech contaba sólo con 14 personas y hoy cuentan 180 desarrolladores, “continuamos creciendo, agregando al mes unas 30 personas nuevas al equipo con el objetivo de alcanzar una meta de 250 personas al finalizar este año”.

Alfonso considera que la mejor experiencia de todo este proceso ha sido poder trabajar en equipo, y ver cómo la empresa le ha cambiado la vida no solo a él sino a muchos de sus compañeros “me enorgullece ver los comentarios de los miembros de la organización diciendo que están contentos con la empresa y con lo que hemos hecho”. 

Para Alfonso la Universidad del Norte siempre ha estado muy presente en todos los procesos que él ha hecho, desde sus proyectos cuando era universitario hasta ahora por ser parte de la formación de muchos de sus compañeros de trabajo, de lo cual se siente muy agradecido. Quijano cierra hablando de los egresados de Uninorte, “tienen los valores de la lealtad y la resiliencia ante las adversidades muy marcados, las personas egresadas de la Universidad del Norte siempre están echando pa’ lante, tienen una transparencia en todo lo que hacen que no se consigue en ninguna otra parte”.

Luis Orellano, un egresado Uninorte que lucha contra el covid-19 desde las fuerzas armadas de Canadá


Luis Fernando Orellano Castillo, egresado del programa de Administración de Empresas (1998), es hoy teniente de logística en las Fuerzas Armadas de Canadá y gerente sénior del banco Scotiabank del mismo país. Luis se encuentra entre los más de 2.500 soldados, regulares y de reserva, que hacen parte de la Operación Láser en la lucha contra el Covid-19. 

En diciembre del año pasado, el MEDINT, medical intelligence, informó al Ministro de defensa de Canadá la situación que se venía respecto a la enfermedad del Covid-19. En ese momento el gobierno decidió formar varios grupos de gestión, los LRU, local response unit, en varias ciudades del país. El LRU Toronto es el grupo del cual hace parte Luis en la operación, este se encarga de ayudar y apoyar en cualquier cosa que necesite el gobierno a nivel local, provincial o federal. Entre esas necesidades están: el envío de equipos de protección personal, de equipos de respiración y de seguridad donde estos sean requeridos. 

Luis es el encargado de manejar toda la parte logística y financiera de la operación, acción que llega a su fin este mes. En una ocasión, el ejército tomó mando durante unos meses en algunos lugares donde había personas de tercera edad infectadas con el virus con el fin de ayudarlos. “En un principio nos dijeron que cuando saliéramos de allí nos teníamos que quitar el uniforme ya que la gente se podría asustar, pero llegó un punto en el que no había tiempo de descambiarse y cuando salíamos a la calle la gente se acercaba a agradecernos por lo que estábamos haciendo”. 

Esta experiencia ha sido de gran satisfacción para Castillo ya que le ha enseñado a ver hasta qué punto el humano es frágil y necesita de otros, aunque Luis considera que el proceso fue fuerte por las largas jornadas de trabajo asegura que está situación los ayudó a unirse como grupo mucho más. “Es algo hermoso ver el agradecimiento de las personas porque los estamos cuidando, incluso a costo de nuestra propia salud”.

Sobre nuestro egresado 

Después de haberse graduado de Administración en la Universidad del Norte, Luis trabajó en el área de cobranzas de Generoso Mancini, sin embargo su meta siempre había sido irse para Canadá. Orellano salió de Colombia a Estados Unidos para aprender inglés durante dos años, motivado también por aprender la cultura de este país. En 2002, Luis se mudó a Canadá y empezó a trabajar en una compañía de cobranzas, pero esta vez desde el centro de contacto telefónico: “en Colombia era jefe de cobranzas pero aquí me tocó volver a empezar desde cero”. 

No obstante, poco a poco Luis fue escalando en su carrera profesional. Primero trabajó en el banco CIBC, Canadian Imperial Bank of Commerce, y de ahí dio el brinco al banco Scotiabank donde trabaja actualmente y lleva más de 12 años laborando, pasando por ventas y servicios, soporte operacional, proyectos, entre otros; para llegar a ser Gerente Senior manejando la data del banco. Ya que Orellano hace parte de la reserva del ejército, tiene que ir una vez a la semana y un fin de semana al mes para entrenar. Luis realizó una maestría en Gestión empresarial en la UCW, University Canada West, también hizo una especialización en Proyectos internacionales en la Universidad de Toronto aparte de varios cursos militares avanzados en logística y finanzas.

También hizo parte del Colegio Militar Acoolsure de Barranquilla, del cual se siente feliz de haber estudiado allí y que le permitió, hoy en día, poder ver las diferencias que caracterizan a los ejércitos de cada uno de los países. “Son culturas totalmente diferentes, en Colombia el ejército es mucho más rígido que en Canadá, en Colombia tenemos que buscar nosotros mismos los recursos para podernos defender, acá no”. Al final, Luis considera que es cuestión de diferencias culturales que se ven reflejadas en la forma de manejar los ejércitos.

Por último, Luis cuenta que su meta es lograr ser peacekeeper, mantenedores de paz, para eso está terminando un curso específico y esperar a ser escogido. También se encuentra muy agradecido con la institución que lo formó “le debo todo a la Universidad del Norte, cuando ingrese tenía muchos sueños y la carrera me abrió las puertas para lograr muchos de ellos, le debo también a muchos profesores como José Moreno Cuello y Liyis Gómez Núñez quienes tuvieron gran influencia en mí”. Agrega que extraña su país y el calor humano que lo caracteriza.