Blogs Blogs

¡Ser feliz es gratis!

 

Desde su profesión y vocación, Jennifer Flórez ha impactado a diversas comunidades colombianas vulnerables. Sus proyectos, programas e investigaciones han sido publicados a nivel mundial con los que le ha sido meritorio múltiples reconocimientos y galardones.

Jennifer Flórez Donado es egresada del programa de psicología en 2009 con Maestría de Psicología (2013) con énfasis en Psicología Clínica con enfoque Humanista Existencial. Desde su profesión y vocación ha impactado a diversas comunidades colombianas vulnerables (mujeres víctimas de violencia de género, inmigrantes venezolanos, población LGBT, población desmovilizada de grupos armados colombianos al margen de la ley) como resultado de su trabajo en psicología. Es fundadora y presidenta de Ser Feliz is Free International Foundation, Organización Internacional, No Gubernamental a través de la cual desarrolla proyectos de desarrollo humano y social con enfoques social, educativo, clínico y forense a nivel nacional e internacional.

Durante su carrera profesional, Jennifer ha estado vinculada a entidades con alto reconocimiento, entre las que se encuentra la Organización Internacional para Migraciones, siendo la primera psicóloga en la ciudad de Barranquilla, encargada de desarrollar el programa de atención humanitaria al desmovilizado desde el enfoque de la psicología clínica humanista. Actualmente es la Presidenta en Colombia de la Asociación Latinoamericana de Psicoterapia Existencial.

Sus proyectos, programas e investigaciones han sido presentadas en en Bangkok, Tailandia; Los Angeles-California, Estados Unidos, Río de Janerio, Brasil, en Lima, Perú, en Buenos Aires, Argentina y en Colombia y han sido publicados en revistas científicas indexadas y de alto impacto. Fue invitada por la Uiversidad de California Los Angeles a continuar el desarrollo de Proyecto Colombia LGBT en el Instituto Williams mediante una pasantía de investigación.

En 2019, Florez Donado recibió por parte del Colegio Colombiano de Psicólogos por su desempeño profesional sobresaliente en Psicología en el marco de los premios nacionales de Psicología 2019; galardón que se otorga anualmente al psicólogo que haya hecho importantes contribuciones prácticas en Psicología y que a su vez contribuyen al abordaje práctico de problemas aplicados en Psicología.

“El presidente del Colegio Colombiano de Psicólogos, Bernardo Useche, me contactó a través de un correo para informarme que había sido nominada y galardonada por mi desempeño profesional sobresaliente en Psicología”, señaló.

‘Ser feliz is free’

Es fundadora y presidenta de Ser Feliz is Free International Foundation, Organización Internacional, No Gubernamental a través de la cual desarrolla proyectos de desarrollo humano y social con enfoques social, educativo, clínico y forense a nivel nacional e internacional.

Durante el 2019, con su fundación, llevó a cabo el ‘Primer encuentro de Embajadores de la felicidad en Colombia y en Latinoamérica’. El evento contó con la participación de asistentes de lujo, entre los que se encontraban reconocidos modelos, ‘influencers’ y presentadores. Con este encuentro, se pretende reconocer a personas que a partir de sus actividades cotidianas y profesionales, viven con felicidad sin importar las circunstancias que han tenido que vivir.  

Jennifer, actualmente es la directora nacional del proyecto más grande y significativo de Colombia sobre Población LGBT, a través del cual se ha logrado la participación masiva de más de 7 mil personas de esta comunidad en el país. ‘Proyecto Colombia LGBT’, desarrolla a través de su fundación, a nivel nacional, con el auspicio de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional –USAID, ASTRAEA, Lesbian Foundation for Justice, ONG de los Estados Unidos y en Instituto William de la Universidad de California Los Ángeles. Con este proyecto, se está realizando una crónica de las experiencias de violencia y discriminación de la población LGBT en Colombia. Todos los departamentos del país están representados en la participación masiva de estas 7 mil personas LGBT que voluntariamente han hecho parte de este proyecto.

De su época de estudios en Uninorte, Jennifer afirma que la disciplina fue una de las aptitudes que adquirió en su alma mater.

“Aprendí las exigencias del mundo profesional gracias a mis profesores, a mi formación. Aprendí a vencer el miedo a una presentación frente al público (…) tener tantos pilares de referencia diaria en el programa de Psicología, me hacía soñar que sí podía lograr ser como ellos”.

Recuerda tomarse cucharadas de café crudo para poder estar alerta, el pueblito y su activa participación en los talleres artísticos, deportivos y formativos de Bienestar Universitario. “Yo me gocé Uninorte y aún me siento en deuda con mi alma mater”, manifestó.

#SoyegresadoUninorte

Para Jennifer Flórez decir #SoyegresadoUninorte, “significa poder, valor, inteligencia, orgullo, ser del equipo de los mejores, reconocimiento, gratitud, valentía. Me siento honrada de haberme graduado de UN. Donde voy, nacional e internacionalmente, mi universidad resuena, mi formación resuena, mi vocación resuena. Uninorte es un estruendo al oído de todos porque nos hemos ganado a pulso el reconocimiento que yo siento que nos abre puertas a dónde vamos. Ser egresado Uninorte para mí es la mejor maleta de herramientas para enfrentar la selva del mundo laboral con éxito, esa maleta que está lockeada con clave y candado y que solo un uninorteño sabe abrir de una forma determinada porque aunque no nos dieron las llaves para abrirla, si nos enseñaron las mil formas de abrir puertas, cerraduras, portones de éxito basándonos en conocimiento, estrategias, ciencia, pasión y vocación; ese pensamiento de estratega capaz de conquistar y atravesar la puerta que toque, lo aprendí en mi universidad. YO SOY ORGULLO UNINORTE”.

 

Desde el Caribe hasta Roma: el legado afro por el mundo.

Egresada del programa de Contaduría pública en 2018, Cristina De la Hoz, ha trabajado por el rescate de la lengua palenque. Su compromiso por la gestión cultural en pro de la salvaguarda de este patrimonio, la ha llevado a representar a Colombia, en nombre de la región Caribe, en la Feria del Libro de Roma.

“Además de una profesional de la contaduría, soy humanista, llena de valores, habilidades y formación integral forjada por todo el proceso de formación de la mano de nuestra Universidad del Norte”, así se define Cristina De la Hoz.

Palenquera y creadora de A ten mbila, un diccionario Palenquero-Español electrónico,  Cristina se ha desempeñado como directora de la herramienta pedagógica Kribí, a través de la cual se aprende de forma rápida y precisa la lengua palenquera. Así mismo, ha participado como colaboradora de la revista chilena ‘Zánganos’ y estuvo bajo la dirección de productos audiovisuales entre los que se encuentra ‘Icha’, cortometraje realizado en el Festival Internacional Evaristo Márquez.

Kribí, proyecto que lidera,  nace en 2019 posterior a la creación del Diccionario A ten mbila de su autoría, el cual venía trabajando desde el 2014 y fue su proyecto de grado. En aras a dar respuesta a la necesidad de salvaguardar el patrimonio oral Palenque utilizando las herramientas tecnológicas, invita a los estudiantes pertenecientes al grupo estudiantil  afro ‘Makeda Kahina’ y otros compañeros, a pensar y crear la plataforma virtual ‘Kribí’.  

 Gracias a su gestión y proyecto cultural, en 2019 fue seleccionada por la Consejería Presidencial para la Juventud para representar a Colombia, en nombre de la región Caribe, en la Feria del Libro de Roma.

“Recibí la noticia el 27 de noviembre  y el 3  de Diciembre ya estábamos viajando a Roma. Fue una noticia que me tomó por sorpresa, estaba maravillada con la idea de conocer la ‘ciudad eterna’ y feliz de contar mi historia y cómo aporto a salvaguardar nuestra cultura a través de la literatura y las herramientas tecnológicas.”, afirmó De la Hoz.

Así mismo, Cristina considera que está experiencia fue enriquecedora, pues le permitió mostrar en nuevos escenarios una Colombia desde una perspectiva afro y joven, y absorber la historia del viejo continente desde su estética arquitectónica hasta la esencia de su gente que proyecta en su lengua, su comida, y su cosmovisión del mundo.

“Constituyo desde mi quehacer diario, mi aporte a la sociedad cuando soy modelo a seguir de jóvenes soñadores, capaces de imaginar y crear un mundo mejor. Tengo el poder de conectar a otros y transmitir a través de la palabra y las letras un amor y pasión por conocer y abrazar la historia afro de nuestro país y del mundo, mantenimiento saberes ancestrales que han sido transmitidos desde los abuelos a los padres y nietos”.

Una de las anécdotas que De la Hoz recuerda de su paso por Uninorte, es cuando fundó el grupo estudiantil afro ‘Makeda Kahina’. De los casos que particularmente le llamó la atención, fue el de una joven que al conocer un poco más de la historia desde una mirada afro, con gran asombro manifestaba la concepción que ella tenía del continente africano, pues lo imaginaba como “una selva, llena de animales como: leones, elefantes, jirafas entre otros, lejos al desarrollo que le presentaba porque eso era lo que habían vendido en los programas de televisión y las películas”.

Casos como el anterior, le mostraba la necesidad de contar al mundo sobre las comunidades afro, pues para Cristina, “es nocivo el desconocimiento más cuando la historia nos toca tanto. Se hace peligroso mantener una sola versión de la historia la cual, durante muchos años fue escrita desde el punto de vista del hombre blanco que alimentaba paradigmas y daba paso a los prejuicios. Así, ‘Makeda Kahina’, el grupo que fundé y lideré en Uninorte entra a refutar el desconociendo, rompiendo prototipos y creando visiones del mundo desde diferentes ángulos. Este grupo crea comunidad, construye identidad y da paso a la preservación del legado afro”, afirmó.

“Ser egresado Uninorte es pertenecer a una gran familia que sabe que la educación es el mejor instrumento para transformar la sociedad. Es ser consciente que mis acciones presentes configuran mi futuro y aportan de alguna manera al desarrollo de nuestra ciudad, nuestra región y país. Es portar una voz de esperanza, utilizar la imaginación, los saberes y la creatividad para generar acciones que impacten de manera positivas en el mundo”, señaló Cristina De la Hoz.

En su labor como médico, William Baquero lucha por curar el cáncer

Su trabajo le ha permitido ser reconocido internacionalmente en el ámbito de la medicina y su tesis presentada en 2013 en el Congreso Americano de Radioterapia Oncológica, (Astro por su sigla en inglés) en la ciudad de Atlanta –Georgia, EE.UU, fue el más visto entre 3.000 mil trabajos presentados por médicos de diferentes países del mundo, incluidos Estados Unidos, Suecia y Japón. A través de sus investigaciones, lucha por curar el cáncer.

William Baquero Iguarán es egresado del programa de Medicina en 2005. Realiza sus estudios de bachillerato en el colegio San Luis Beltrán en su natal Santa Marta y tras finalizarlos, en 1999 se traslada al viejo continente en el que durante un año se instala en Bruselas, Bélgica, para estudiar inglés y francés. Es en el año 2000 cuando regresa a Colombia y en Barranquilla, se inscribe a la facultad de Medicina de la Universidad del Norte e inicia sus estudios de pregrado, en el que hizo parte tiempo después, en ser de la primera promoción que realiza su internado en el Hospital del alma mater.

Luego de su paso por Uninorte y con título de Médico cirujano, Baquero Iguarán se vincula a la gobernación del Magdalena donde realiza brigadas de salud en compañía de esta entidad, donde tuvo la oportunidad de conocer múltiples municipios de la región. Así mismo, hace paso por organizaciones entre las que se encuentra el hospital Fernando Troconis, clínica Saludcoop y la clínica de la policía.

En 2009 decide emprender su carrera como Especialista y viajar a Buenos Aires, Argentina, donde inicia sus estudios como Radio Oncólogo en la Universidad de Buenos Aires en el Vidt Centro médico. “Termino mi carrera y me quedo un tiempo más haciendo unos estudios de Radiocirugía y posteriormente viajo a Santiago de Chile a rotar en la Clínica Alemana y hacer una pasantía de perfeccionamiento en nuevas técnicas de radioterapia, allá estuve tres meses, luego vengo a Colombia y cuando llegué comencé a trabajar con clínicas en Santa Marta y Barranquilla a las que actualmente me encuentro vinculado”, señaló Baquero.

De la Medicina y su labor social

Confiesa que siempre fue un apasionado por la medicina y la oncología, así como mantener contacto con los pacientes, siempre llamó su atención. “Veía casos de pacientes en los que no había mucha esperanza”. Uno de los casos que más lo conmovió fue el de un amigo cercano diagnosticado con cáncer de páncreas, quien luego de tres meses de haber sido diagnosticado, falleció.

“Ese caso fue uno de los impulsos que me llevó a inclinarme aún más por la oncología y tratar de poder ayudar, ofrecer e investigar (…) sobre todo para esos pacientes que sienten mucho la enfermedad y, antes que nada, hay una parte sentimental y espiritual que necesitan de apoyo, una persona que no solo sea su médico, sino que sientan la confianza de poder llevar el tratamiento y la patología en conjunto. Los pacientes nos enseñan y es gracias a ellos que se dan los avances en la medicina”, afirmó.

“Quiero dar todo lo mejor de mí para poder tratar de combatir y brindar luz de esperanza en esos momentos difíciles”, manifestó William.

El pasado 3 de febrero de 2020, fue galardonado como ‘personaje del año’ por parte del periódico ‘HOY, diario del Magdalena’, reconocimiento entregado en razón a sus méritos científicos y profesionales en el campo de la medicina a nivel nacional e internacional.

En gran medida, este reconocimiento fue obtenido gracias a su tesis presentada en 2013 en la ciudad de Atlanta, Georgia, investigación para los pacientes con cáncer de riñón que luego de hacer terapia posquirúrgica, demostraron que tenían menos probabilidad de que el tumor recayera localmente, provocando la disminución de riesgo de presentar metástasis.

“Estos reconocimientos no son míos, es de todos. Desde mis padres, mi familia, colegio y universidad, de todo el equipo de trabajo que cada día luchan para poder llevar esperanza a nuestros pacientes. No sirve de nada un reconocimiento sin antes no poder decir que hay que darlo y entregarlo todo por nuestros pacientes que son nuestra razón para seguir investigando”, afirmó.

Su investigación fue la más vista entre 3.000 mil trabajos presentados por médicos de diferentes países del mundo, incluidos Estados Unidos, Suecia y Japón.

“Recibí esta noticia muy admirado porque me llamaron del diario a decirme que luego de una junta, me eligieron como personaje del año por todo el servicio que le he brindado a la comunidad. Siempre he dicho que uno puede recibir muchos premios en diferentes partes del mundo, pero nada como recibir un reconocimiento en la ciudad natal o donde estudiaste”, señaló el egresado.

Su paso por Uninorte

Son muchas las anécdotas que William Baquero recuerda de su época de estudio en Uninorte. Una de ellas son las “incansables horas de estudio con el Dr. Lizarazo” y los exámenes en el anfiteatro.

“Recuerdo que nos reuníamos en la cafetería de la Universidad. Yo tocaba acordeón y a veces se llevaba y casi toda la universidad salía a ver qué estaba pasando. Eran momentos muy chéveres, lindos y lo más hermoso es ver cómo fue creciendo el hospital y la parte de la medicina con las promociones”.

Decir que soy egresado de Uninorte es un orgullo, me siento muy feliz de haber tenido el privilegio de realizar mis estudios en esta universidad. En todos los países del mundo a los que he ido, ya sea Argentina, Estados Unidos, España, la Universidad del Norte siempre está muy bien posicionada y para mí es un gran placer decir que soy uninorteño, sobretodo el crecimiento que ha tenido en la Costa Caribe y su posicionamiento a nivel de Latinoamérica.

“Tengo visionado que mis hijos estudien en Uninorte. Ver cómo mi universidad ha creado excelentes profesionales, personas de bien, de gran corazón y que en cualquier parte del mundo te ven con cariño, me enorgullece”.

Delio Pérez: La música como instrumento de transformación social.

 

 

Egresado del programa de Música, Delio Pérez ha resaltado en su labor como educador, en la que, con violín en mano, enseña a niños y jóvenes del Centro musical batuta de Puerto Carreño. Recientemente, fue nombrado como uno de los dos mejores docentes a nivel nacional del 2019. 

 

La Fundación Nacional Batuta trabaja por el desarrollo integral y la mejora de la calidad de vida de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en zonas vulnerables, por la construcción de tejido social, la generación de espacios de reconciliación y convivencia, y por la construcción de capacidades individuales útiles para ejercer una participación activa en la sociedad. Esta entidad, busca contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de Colombia, a través de una formación musical centrada en la práctica colectiva, desde una perspectiva de inclusión social, derechos y diversidad cultural. 

 

Los Centros musicales son los espacios de formación de cientos de niños, niñas, adolescentes y jóvenes de la Fundación Nacional Batuta que funcionan con el fin de proveer un ambiente apropiado para el aprendizaje musical, el crecimiento humano integral y la interacción con la comunidad. Cada año esta fundación lanza un concurso en donde se reconoce el trabajo del mejor docente y del mejor centro musical del país. 

 

Actualmente, en Colombia existen 225 centros en 113 municipios que atienden a más de 40 mil niños, niñas, adolescentes y jóvenes de los distintos programas de formación musical que se desarrollan en el país de la mano de aliados del Gobierno Nacional y local y la empresa privada. Con el fin de dar un reconocimiento a la labor de coordinadores, asistentes, profesores y profesionales psicosociales, la Fundación Nacional Batuta lanza la tercera versión del concurso ‘Mejor Centro Musical Batuta 2019’ que premiará al equipo que a partir de su trabajo logre que su centro se destaque y cumpla con los objetivos establecidos. En 2017, el Centro Musical Discapacidad 1 y 2 de Medellín obtuvo esta distinción y en 2018 el Centro Musical de Villa del Rosario. Se tendrán en cuenta aspectos administrativos, de gestión, la implementación de actividades de ampliación de horizontes culturales, apropiación comunitaria y la circulación de las agrupaciones en diversos escenarios. En estos concursos cada regional debe seleccionar a los tres centros musicales más perfilados y a los tres docentes; fuimos seleccionados por segunda vez consecutiva por la regional Oriente a la cual pertenezco para hacer parte del concurso, se envió una justificación y un video explicando las razones por las cuales creemos merecer ser los ganadores. 

 

“El día 19 de noviembre recibí una video llamada de parte de la presidenta ejecutiva de La Fundación nacional Batuta, el comité directivo y el grupo evaluador quienes de manera muy eufórica reconocieron y exaltaron la labor que se ha venido realizando en el centro musical Batuta Puerto Carreño”, recuerda Pérez. 

 

Foto: Delio Pérez en compañía de los integrantes del grupo de Cámara del Centro musical Batuta Puerto Carteño, Fray Martín Contreras Forero, Gerente Regional Oriente y Maria Claudia Parias Durán, Presidenta Ejecutiva de la Fundación Nacional Batuta.

 

 

Es en junio de 2017 cuando Delio ingresa al centro musical en la sede de Puerto Carreño, ubicado en el departamento de Vichada, al este del país. Allí, inicia como docente de violín y viola, en 2018 es nombrado como coordinador musical, director de orquesta y continuó como docente de los instrumentos de cuerda. 

 

“Puerto Carreño por su ubicación geográfica queda bastante aislado del centro de la ciudad y del demás centro musicales. Es por esta y otras razones que es muy difícil dar a conocer los procesos musicales que allí se llevan a cabo. En 2019 hubo un logro muy importante y fue que gracias a gestiones realizadas con la gobernación de vichada y la coordinación de cultura se logró realizar un intercambio musical con el Centro musical Batuta Fontibón y el grupo de cámara Batuta Puerto Carreño”, afirmó. 

 

“Mi estancia en la ciudad de Puerto Carreño Vichada ha sido muy importante, porque más que impartir conocimiento a todos los beneficiarios del programa, ha sido una escuela formadora para mí mismo. Desde enseñarle a un niño cómo tomar su instrumento hasta realizar una gestión con entidades públicas y privadas para la obtención de recursos que beneficien el sostenimiento del programa. Indiscutiblemente, cada una de las herramientas y conocimientos obtenidos durante mi paso por la universidad ha sido de vital importancia para mi formación constante”, señaló Pérez. 

 

De su paso por Uninorte recuerda los recitales que realizaba al final el semestre. “Para mi primer recital como estudiante de la carrera de música, tenía tantos nervios que al momento de tocar en frente de los docentes y del público al cual había invitado, mi mente quedó en blanco y no pude continuar con la interpretación de la obra.

 

“Ser egresado Uninorte fue un sueño para mi mucho antes de ingresar, hoy con total seguridad puedo decir que es un gran orgullo y honor decir: soy egresado Uninorte”.

 

De la mano de un uninorteño, Ecopetrol le apuesta a proyectos de clase mundial

 

Con la convicción que le genera su paso por la Universidad del Norte, a través de los conocimientos y las experiencias adquiridas, el barranquillero Jürgen Loeber desde 2016 pone en marcha la Vicepresidencia de Ingeniería y Proyectos de Ecopetrol.

 

No es un reto fácil tomar las riendas de los proyectos del grupo empresarial petrolero del país que en 2019, según el informe anual de la petrolera colombiana y publicados en la revista Portafolio, obtuvo una ganancia neta de 3,01 billones de pesos (890 millones de dólares) en el tercer trimestre, un repunte de un 8,5 frente al mismo lapso del año pasado. Entre julio y octubre de 2018 la utilidad neta de Ecopetrol fue de 2,77 billones de pesos.

Por su parte, entre enero y septiembre, según destaca el informe presentado a la Superintendencia Financiera de Colombia, se registraron utilidades por $9,24 billones, las más altas de los últimos 6 años para ese periodo, incluso con una reducción de US$7,9 por barril en el Brent promedio.

En esta petrolera, desde el 2016 Loeber asume el reto del manejo y aseguramiento de los proyectos, desde sus etapas de planeación y diseño, hasta la entrega, así como de proveer los recursos críticos y las capacidades técnicas requeridas para una gestión efectiva del dinero invertido. 

Sin embargo, entre las cifras más importantes para el barranquillero de ascendencia alemana Jürgen Loeber, están los casi 3 años que lleva ejerciendo la Vicepresidencia de Ingeniería y Proyectos del Grupo Ecopetrol, sus 2 hijas y los 5 años de formación como administrador de empresas en la Universidad del Norte.

Aquel joven hiperactivo, como él mismo se describe, siempre soñó con tener en Barranquilla un taller automotriz “de alta gama y buen diseño”, así como los de las marcas de carros más sofisticadas entre las décadas del sesenta y setenta que veía cuando viajaba a Alemania para visitar a su familia paterna.

Por ello, tomó la decisión de inscribirse en la carrera de Ingeniería Mecánica. Eran momentos de independencia personal y le quedaba poco tiempo para afrontar los estudios y trabajar. Así que pensó en formarse como Administrador de Empresas, un camino que pareciera venir abonado.

Entre risas, el nuevo vicepresidente recuerda como anécdota el momento en que le anularon un examen, siendo aún estudiante de Ingeniería, pues lo encontró tan fácil que prefirió mirar las caras de horror de sus compañeros al tratar de descifrar las preguntas. Fue ahí cuando su profesora pensó que estaba tratando de copiarse y le retiró la hoja.

De su ceremonia de graduación recuerda estar en el coliseo de la universidad y tener sentimientos mezclados, felicidad e incertidumbre. Felicidad por culminar su etapa de estudiante pero también incertidumbre por saber qué le tenía preparado el futuro. Quería trabajar y ejercer su profesión, aplicando lo aprendido en su alma máter.

“Tenía claro que lo que había aprendido en esta universidad me iba a ayudar a ser un gran profesional y a desempeñarme de una manera sobresaliente”.  

Fue un estudiante disciplinado, pero sobre todo enamorado de las nuevas asignaturas por las que había optado. Al salir, y siendo aún un ingeniero de corazón, entró a ser parte del equipo que desarrolló el proyecto minero de El Cerrejón. Primero como practicante, luego como colaborador directo.

Ahora son más de 30 años de experiencia en manejo de proyectos en diversos lugares petroleros en el mundo, en compañías reconocidas como BP Exploration, encargada del desarrollo de los campos de Cusiana y Cupiagua; y los desafíos internacionales, iniciando por Alaska. Todos bajo una misma premisa: poner en marcha proyectos de clase mundial.

Hoy, desde su oficina y con dos maestrías, una en Gerencia de Proyectos y otra en Alta Gerencia, Loeber se siente agradecido con Barranquilla y con la Universidad del Norte, ratificando que, de su gestión, “los colombianos pueden esperar una cosa muy clara: hacer proyectos de talla mundial, con los que todos nos sintamos orgullosos y felices; un cambio radical para Ecopetrol y para el país”.