Blogs Blogs

Un ingeniero de Sucre para el mundo

Camilo Hernández egresó de Ingeniería Electrónica en 2014, tenía solo 20 años. Su familia provenía de Galeras, Sucre, lugar que añora y siempre lleva muy presente. Hoy se comunica con sus allegados en Barranquilla y Galeras desde Ciudad de México, donde actualmente labora en la empresa de telecomunicaciones Cisco. Desde ahí ha trabajado para algunos de los casinos más grandes del mundo y famosos espacios deportivos multifuncionales como el Madison Square Garden en Nueva York. Camilo nos comparte un poco de su viaje desde que salió de Uninorte y los recuerdos que guarda de su permanencia en la casa que enseña a triunfar. 

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional desde que egresaste de Uninorte? En Barranquilla trabajé 3 años con Sykes, BPO de Cisco TAC (Technical Assistance Center) en Barranquilla. Trabajé como Líder Técnico en el área de Cisco Catalyst, que hoy en día se podría decir que es el producto más importante de Cisco. En este puesto , tuve contacto con personal de Cisco, principalmente en México y Estados Unidos. Posteriormente, fui seleccionado para trabajar con Cisco en el equipo de TAC en México, al cual pertenezco desde hace dos años, un año trabajando remotamente desde Barranquilla y Bogotá, y un año trabajando desde Ciudad de México.

 

¿Cómo llegaste a Ciudad de México? Mi primer contacto con Cisco México fue durante un congreso de automatización de redes Cisco en el 2014 que tuvo lugar en Ciudad de México. En ese entonces el centro de Cisco en México era muy nuevo, y estaban en busca de personal para crecer. Fui seleccionado entre los centros BPO de Cisco TAC, junto con compañeros en Costa Rica donde también existen un centro.

 

¿Qué enseñanza te dejó Uninorte y ha contribuído a tu desarrollo profesional? Considero lo más importante es el desarrollo analítico y ético que sólo se puede aprender en un ambiente académico. Cisco es la empresa de IT que más aportes ha hecho a la Internet en materia de protocolos e innovación, por lo cual es una empresa fuertemente ligada a la academia y la investigación. Uninorte es una universidad con mucho potencial investigativo, muchas de los temas que vi en la universidad son base para lo que marcará el progreso de la Internet, específicamente hablo de automatización de redes, IoT y tecnologías Wireless. Considero que entender esto desde un punto de vista académico permite ver más claramente el aporte que dichas tecnologías darán al mercado.

 

¿Alguna anécdota de tu época de estudio? Creo que todos los estudiantes de ingeniería eléctrica y electrónica han pernoctado en el sótano del Bloque C. Era (es) muy común ya que no contamos con los equipos para realizar nuestros proyectos en nuestra casa. Alguna vez me tocó estar en la universidad dos días seguidos para realizar un proyecto, creo era de Lógica Digital.

Estábamos varios grupos en el sótano, de 3 o 4 personas cada grupo. Todos teníamos mucho sueño, pero para lograr terminar el proyecto nos tocaba hacer relevos de 15 minutos para continuar el trabajo y descansar. Así estuvimos dos días. Cuando se ocupaba el sótano para alguna clase, salíamos y esperábamos afuera hasta que se acabara la clase para entrar y seguir trabajando, y pedíamos perros calientes de 1000 pesos para comer en la noche… Como éramos tantas personas pedíamos 20 a 30 perros calientes y con eso aguantábamos lo que podíamos.

Era un poco caótico pero creo que entre los que estábamos allí formamos un vínculo de amistad muy fuerte. Entre todos nos ayudábamos para que nuestros proyectos quedaran listos. Era algo muy gratificante ver el trabajo en equipo en esos momentos.

 

¿Qué significa para ti decir #SoyEgresadoUninorte? Para mí es un orgullo. En gran parte de mi vida personal y laboral pienso que los principios éticos y profesionales que aprendí en Uninorte me han llevado a cumplir pequeñas metas que me he propuesto. Uninorte es una universidad con alto potencial y creo que se irá dando a conocer más y más en el mercado internacional a medida que egresados muestren la calidad profesional que trae ser egresado uninorte.

Luis José Consuegra, un egresado global

Luis José Consuegra egresó del programa de Relaciones Internacionales en 2008, once años después de recibir su título, regresa a su alma máter para hablar con estudiantes y académicos en el Conversatorio sobre Democracia, Desarrollo Sostenible y Construcción de Paz. Por un tiempo su hogar fue Estados Unidos, hoy en día es el país nórdico de Suecia, donde reside en la ciudad de Estocolmo. En su paso por Barranquilla, Luis José nos contó sobre su experiencia como estudiante de Relaciones, qué enseñanza le dejó Uninorte y cómo ha sido su vida desde que egresó como profesional de la casa que enseña a triunfar. 

 
¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional desde que saliste de Uninorte? Después de graduarme, inmediatamente hice una pasantía en la OEA. Se suponía que era un asunto corto, por tres meses, pero afortunadamente me contrataron en el Departamento de Asuntos Internacionales para trabajar el tema de la asamblea general para estudiantes. Ahí estuve tres años, hicimos muchas actividades con jóvenes y realizamos modelos en Washington, América Latina y Centroamérica. Al mismo tiempo hice mi maestría en Asuntos Internacionales en American University. Cuando la terminé, me ofrecieron la posición de Coordinador de Relaciones Interinstitucionales, donde me encargaba del vínculo de la OEA con otras organizaciones internacionales. Servía de canal de comunicación entre nuestros programas y funcionarios con organizaciones como las Naciones Unidas, IDEA Internacional (donde actualmente trabajo), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, entre otras. En la OEA estuve 8 años y después de haber trabajado varias veces con el Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA), llamaron y me contaron que había la posibilidad de crear una posición con todo mi perfil. Me postulé y afortunadamente quedé, gracias a esto me mudé a la ciudad de Estocolmo en Suecia, donde tengo el cargo de Oficial de Movilización de Recursos y Alianzas Estratégicas. Allí me encargo de buscar todas las oportunidades de financiamiento para los programas que tenemos, sobre todo en materia de fortalecimiento constitucional, fortalecimiento de partidos políticos y elecciones y fortalecimiento de los procesos electorales. Aparte de eso, también soy el coordinador para el diálogo inter regional para la democracia, cuya misión es reunir a 8 de las organizaciones regionales más grandes del mundo (incluyendo a la Organización de los Estados Americanos, la Unión Africana, la Unión Europea, las organizaciones del sudeste asiático y la Liga de Estados Árabes) en una plataforma que ofrece IDEA Internacional para coordinar esfuerzos y encontrar esas sinergias y espacios en los cuales podemos complementar el trabajo que estamos haciendo para el fortalecimiento de la democracia.

 
Participaste en el Modelo de la Asamblea General de la OEA en Uninorte como estudiante organizador y luego como gestor de la OEA, ¿cómo es esa experiencia desde ambas perspectivas? Estando en Uninorte, efectivamente, recién estaba en mi sexto semestre en 2006 y representé a la universidad en un modelo organizado por la OEA que se realizaba en Washington, esa era la primera vez que Uninorte participaba en esa actividad. Fue un proceso muy interesante donde se evidenciaba cómo funciona el modelo, cuál es el reto para el estudiante, qué le puede ofrecer MOEA a un estudiante de relaciones internacionales y esto complementó muy bien la organización del primer MOEA realizando en las instalaciones de Uninorte, en el cual fui secretario general, era la mano derecha de la universidad en la organización del evento. Ver toda la discusión de los temas, la logística y el funcionamiento del modelo como tal tiene un gran valor cuando eres estudiante, lo que uno aprende es muchísimo e indiscutiblemente es algo que no se ve a diario. Al verlo desde el lado de la OEA, se puede decir que es un poco más sencillo, porque hay que reconocer que la universidad que ofrece ser sede del modelo se encarga de muchas cosas. Aquí ves cómo la organización puede ofrecer la mejor capacitación o los mejores recursos para que los estudiantes realmente entiendan, de primera mano, cuál es el trabajo que la Organización está haciendo en términos de procesos electorales, desarrollo sostenible, derechos humanos, porque esos son generalmente, con algunas variaciones, los temas que se discuten en un MOEA. De manera que sii la OEA no proporciona esa capacidad y esos recursos, los estudiantes no podrían aprovechar al máximo el ejercicio.  

 
¿Alguna anécdota que recuerdes de tu tiempo como estudiante? Recuerdo mucho la oportunidad de trabajar en apoyo a la coordinación del programa de Relaciones Internacionales, donde pude apoyar iniciativas académicas, incluyendo la organización del MOEA Internacional para Universidades (2006), el Centro de Estudios Canadienses, la Cátedra de las Américas y la Cátedra Europa. Fue una oportunidad para acercarme más a los estudiantes y entender de primera mano cuales eran sus intereses y necesidades académicas, utilizando esa información como retroalimentación para fortalecer el programa de Relaciones. 

 
¿Qué enseñanza te quedó de tu paso por Uninorte? ¡Muchas enseñanzas! Realmente, Uninorte fue un espacio en el que no solo recibimos una educación de excelencia, sino que además se nos motiva a ser profesionales de calidad, con valores fuertes, enmarcados en prácticas íntegras y éticas. Creo que ver estos principios reflejados en muchos de nuestros docentes fue clave y eso siempre lo llevo presente. Del mismo modo, el haber estudiado Relaciones Internacionales en Uninorte me ofreció la posibilidad de vivir de primera mano la realidad global, dadas las oportunidades que tuve para viajar a grandes capitales del mundo en representación de Uninorte, interactuar con otros jóvenes y profesionales en el campo y ver sus perspectivas del mundo, así como conversar con estudiosos de las relaciones internacionales..

 

¿Qué significa para ti decir #SoyEgresadoUninorte? Decir #SoyEgresadoUninorte es sentirme orgulloso de la comunidad académica que me vio formarme para salir al mundo y representar a mi ciudad, a mi región y a mi país con altos estándares de calidad. Es sentirme parte de una comunidad de líderes y agentes de cambio, que promueve el progreso y que está comprometida con la consolidación de comunidades fuertes, inclusivas, participativas y justas.

 

Un egresado con vocación: la neurología

Ernesto Barceló Martínez se graduó del programa de Medicina en 1989, pero al igual que muchos de nuestros egresados, su vínculo con su universidad trasciende el diploma. En Uninorte encontró oportunidades laborales y con apoyo de la universidad pudo realizar sus estudios de posgrado en el exterior. Durante los años 90 estuvo vinculado como docente y trabajó como neurólogo en el hospital de la universidad. Para Ernesto, Uninorte es un aliado que siempre estuvo a su lado y que se mantiene presente en su vida incluso hoy.  

Cuéntanos sobre tu vida después del pregrado: Desde que me gradué, trabajé en 1991 como profesor de anatomía en la Universidad del Norte y después me fui en 1994 para Bogotá, al Hospital Militar, a hacer la Especialización en Neurología. Regresé a Barranquilla en el 98 a seguir trabajando en la universidad en varias áreas. Era profesor de neurología y de neuroanatomía y junto a mi equipo creamos el Departamento de Neurología del Hospital de la Universidad del Norte. Después hice una especialización en Trastornos Cognitivos del Neurodesarollo en la Universidad de Miami con ayuda de una beca que me dio la Norte. Cuando la terminé, creé, junto a otros compañeros, un diplomado en Trastornos Cognitivos y del Neurodesarrollo de la cual logramos sacar tres o cuatro promociones, posteriormente convertimos ese diplomado en una especialización que ya cambió el nombre y ahora se llama Especialización en Trastornos Cognitivos y del  Aprendizaje. Luego hice una Maestría en Neuropsicología con la Universidad de San Buenaventura en Medellín, finalmente hice el Doctorado en Neurociencia Cognitiva Aplicada en la Universidad Maimónides en Argentina. En el año 2000 hice parte de la creación del Instituto Colombiano de Neuropedagogía, una IPS neurológica donde también creamos un grupo de investigación llamado Grupo Internacional de Investigación Neuroconductual (GIINCO), actualmente se encuentra categorizado como A1 en Colciencias. Ahí mismo en el instituto, somos en este momento un centro reconocido de investigación en Colciencias, aparte del grupo. Trabajamos con estudiantes de varias universidades, hay jóvenes de la Simón Bolívar, la Norte, y actualmente soy director del Doctorado en Neurociencia Cognitiva Aplicada en la Corporación Universitaria de la Costa.

También eres director de una clínica de Neurología, cuéntanos sobre eso: La clínica tiene 19 años de creada, desde el año 2000, soy el Director Científico y Neurólogo Clínico. Hoy en día se llama Instituto Clínico Neurológico. Tenemos diferente atenciones, con más de mil pacientes mensuales y además, participamos en el área de la investigación.

¿Por qué decidiste enfocarte en la neurología? ¿Fue algo que escogiste durante o después del pregrado?: Desde tercer semestre de medicina me gustó la neurología y la neuroanatomía, me enamoraron.

¿Por qué es importante apostarle al estudio de la neurología en la región Caribe?: Más que neurología clínica, le apunto a la neurociencia. Es importante porque en general, la neurociencia aporta para todas las áreas clínicas, incluso para la educación y las ciencias humanas. Y en nuestro medio, las enfermedades que más aquejan a la población y que cada día van en aumento, tienen que ver con la línea de neurología: la demencia, la epilepsia, el parkinson, los trastornos cognitivos y de neurodesarrollo en niños.

¿Cómo contribuyó tu formación en Uninorte a tu desarrollo profesional?: La universidad me brindó todo el apoyo, no solamente en pregrado sino cuando ya terminé la parte académica e hice el año rural, el cual hice en la Universidad del Norte donde me entrenaron para ser profesor de anatomía. Luego me dieron el apoyo para hacer la especialización que hice en Miami y siempre, tanto la facultad de medicina como el decano, me apoyaron en su momento y logramos desarrollar todos los proyectos que teníamos planeados. En esa época (los años 90) la universidad era la única que hacía un esfuerzo grande por formar docentes que salieran de su mismo seno, así nos formamos muchos de mis compañeros y yo. Además, el reconocimiento internacional de la Norte es muy grande, eso me sirvió para conseguir becas, por ejemplo la de maestría que estudié con media beca, o la de doctorado que fue beca completa. Yo digo que es gracias a la formación que recibí en Uninorte.

Cuéntanos una anécdota que recuerdes de Uninorte: Yo me casé estando en la universidad, cuando estaba en quinto semestre. Eso me dio una responsabilidad grande porque a partir de ese momento tuve la necesidad de trabajar.

¿Qué significa para ti la frase #SoyEgresadoUninorte?: Calidad.

Una egresada apasionada por su trabajo

Laura Vergara es un ejemplo de mujer que no para. Desde antes de recibir su título profesional como Abogada (el cual obtuvo el año 2004), empezó a desarrollarse en el ámbito laboral, del cual no se ha alejado en ningún momento. Ahora, balancea su tiempo entre sus roles de abogada, madre y esposa. Laura tiene 37 años y es casada hace 11 años, su esposo, Federico Barraza, también es abogado egresado de Uninorte, 
 
Descríbete profesionalmente: Soy abogada especialista en derecho comercial y en derecho procesal y soy candidata a maestra en derecho comercial. Tanto el pregrado como la especialización en derecho comercial lo estudié en Uninorte. Tengo 15 años de experiencia profesional, la cual inicié tan pronto culminé mis estudios haciendo inicialmente la judicatura en Aluminio Reynolds Santo Domingo S.A. y seguidamente me quedé laborando como Jefe del Departamento Jurídico, luego en septiembre de 2006 ingresé a laboral en Abonos Colombianos S.A. en la ciudad de Cartagena en donde estuve por casi 7 años, posteriormente a partir del mes de abril de 2013 me desempeñé como Directora Jurídica de la Sociedad Portuaria Regional de Barranquilla S.A. por 3 años y medio y a partir del mes de octubre de 2017 ocupo el cargo de Gerente Legal de la sociedad Cummins Norte de Colombia SAS.
 
¿Cómo cree que la Universidad del Norte le aportó para desarrollar la labor que realiza hoy en día?: Considero que Uninorte es una excelente institución educativa que se preocupa porque sus estudiantes salgan fortalecidos no sólo en la carrera de su escogencia, sino como profesionales integrales con alta conciencia de la ética y de la responsabilidad y como ejemplo de empuje de la costa caribe colombiana.  Haber estudiado en Uninorte me aportó sin lugar a dudas todas estas fortalezas, que permiten a sus egresados destacarse frente a los demás.
 
Cuéntanos una experiencia o anécdota que guardes de Uninorte: Tengo varias…todas muy gratas, como el miedo a pasar por el CAI cuando fui primípara, cuando después de clase los viernes nos íbamos con compañeros a la playa, las extensas charlas con mis amigos en el pueblito entre “los huecos”, pero la que más recuerdo y/o ha marcado mi vida es la de haber conocido a mi esposo durante la especialización.
 
¿Cómo es el perfil de un abogado egresado de Uninorte?: Un profesional estructurado, capacitado, recursivo y con criterio para la toma de decisiones.
 
¿Cuál crees que ha sido la clave de tu éxito tanto estudiantil como profesional?: Ponerle el mismo entusiasmo y rigurosidad a todas las tareas, sean estas pequeñas o grandes.
 
¿Qué significa para usted decir #SoyEgresadoUninorte?: Orgullo y distinción.

Un egresado que vive con orgullo

Héctor Quintero egresó del programa de Comunicación Social y Periodismo en 2007, justo antes había hecho un semestre de intercambio en Monterrey. México lo había enamorado y apenas tuvo la oportunidad, regresó al país azteca para empezar lo que sería una exitosa carrera en la planeación de eventos, una que lo llevaría, 9 años después, a ser CEO de su propia compañía, Jubileo. En el marco de la feria Vive Uninorte, realizada del 30 al 31 de enero, Héctor regresó a su alma máter para compartir con algunos estudiantes y asistentes su experiencia profesional en una conferencia llamada “El orgullo de ser lo que somos”. En su paso por la Universidad se detuvo en la Oficina del Egresado para recordar sus épocas de estudiante, compartir sus experiencias y visitar antiguas amistades. Esto es un poco de lo que nos compartió.

 

Cuéntanos sobre ti y tu vida después de Uninorte: Yo soy barranquillero, tengo 34 años. Todo esto comenzó porque yo hice un intercambio al TEC de Monterrey en 2006. Eso me cambió la vida. Yo nunca había salido de aquí, escasamente de Barranquilla. Hice un semestre ahí y me quedó la inquietud de regresar. Luego me fui a Estados Unidos un tiempo y en 2010 llegué a México a trabajar en agencias de producción de eventos donde tuve que organizar convenciones para gas natural. Allí estuve cinco años, me cambié,  caminé por dos o tres agencias más y comencé a salir mucho de fiesta. Me pregunté por qué no hacía las dos cosas. Hacer eventos se me daba mucho, tuve jefes estrictos y lo agradezco, hoy a la distancia veo que me formaron bien. Comencé con un evento de 40 personas en un yate, la mayoría eran amigos. Jubileo nace hace dos años y medio, es una empresa organizadora de eventos de música electrónica para público gay. Ha sido difícil, hay momentos, como todo, donde dices “¿será que mejor no lo hago?”, pero todo me ha salido bien.  Finalmente, con todas las cosas propias de un país nacionalista que es ajeno al tuyo, pude convencer a la gente con mi trabajo.

¿Cómo crees que tus logros profesionales contribuyen a la realidad en la que estamos?: Para mí es una enorme satisfacción lo que he logrado, y siento que hay méritos en haberlo hecho desde cero en un país que no era el mío. Siempre intento darle fondo a lo que hago, porque tiene forma, esa es la fiesta y el entretenimiento. Mi objetivo  es entretener a la gente, sin embargo creo que como minoría necesitamos alzar voz. Hice la creación del Latin American Pride, un proyecto que intenta unir a toda Latinoamérica para celebrar el orgullo de lo que somos. El año pasado en su primera edición creé los Latin American Awards, una premiación que reconoció a cinco personalidades abiertamente gay de México cuyo trabajo tenga alguna trascendencia. Esto hizo que el evento fuera exitoso, era una forma de buscar notoriedad. Recuerdo una de las primeras campañas que hice de comunicación fue ‘Mexicanos con valor’, porque a veces vas a una fiesta, ves a un chico o una chica guapa, y todo queda ahí, sin saber nada de su vida. Hice el ejercicio y empecé a preguntarle a la gente, así conocí abogados, contadores, gente que está al lado tuyo y que no tienes idea de lo que hace además de la fiesta y empecé a crear un networking. Para mí se trata de generar empatía, si yo tengo un amigo que corta el pelo y lo hace bien, tengo que ir donde mi amigo, apoyar su proyecto. Eso lo he vivido con la gente y lo han hecho conmigo, hay una empatía y un apoyo, esas con cosas que intento devolver a los demás.

 

En el desarrollo de tu profesión, hablando de temas de orgullo y sobre la conferencia que estabas dando aquí en Uninorte, ¿cómo refuerzas o cómo creas orgullo a través de lo que haces?: El orgullo finalmente es el sentimiento de satisfacción por algo que crees que es meritorio. Yo creo que el orgullo al final es decir “estoy haciendo algo bien hecho”, a mí me enorgullece mi trabajo, ofrecer un producto de calidad. Me enorgullece que hoy a dos años seamos la marca más importante de México, me enorgullece la pasión y la disciplina con la que trabajo.

 

Descríbete en pocas palabras: Soy una persona divertida y única.

 

Ya que estás aquí en Uninorte, cuéntanos una anécdota que recuerdes de este lugar: Me acuerdo que el director del programa de Comunicación no quería que me fuera de intercambio. Yo hice todo lo posible por irme, pregunté aquí y allá, busqué también el apoyo de algún profesor. Tengo ese recuerdo de un “No” que me llevó a México. Yo trabajé en el Instituto de Idiomas porque hice mis prácticas ahí, entonces recuerdo además la experiencia de servicio al cliente y creo que ese es uno de mis fuertes, luego en Estados Unidos hice otra práctica en el hotel Hilton en esa misma área. Aprendí que lo primero que tienes que hacer cuando alguien tiene una queja es escucharlo, segundo disculparte, porque la gente está pagando por un servicio, y tercero solucionarlo. Fue una experiencia que he podido seguirla en mi trabajo.

 

Y la última pregunta, ¿qué significa para ti decir #SoyEgresadoUninorte?: Me da muchísimo orgullo. Es una universidad pionera, me enorgullece pertenecer aquí, decir que aquí aprendí. Siento emoción y una nostalgia bonita porque aquí tuve años de niño, sufrí los exámenes, perdí materias, pero todo lo que pasé me ha hecho llegar donde estoy y ser quien soy.