¿Por qué medir la huella de carbono y cómo Uninorte contribuye a su reducción?
Publicado en: 2022-07-22

La huella de carbono es un indicativo ambiental que mide la cantidad de Gases de Efecto Invernadero (GEI) generados por una persona, empresa, evento o servicio, un dato trascendental para plantear estrategias e iniciativas necesarias que la reduzcan al máximo. Es por eso que, desde junio de este año, la Vicerrectoría de Investigación, Creación y Desarrollo de la Universidad del Norte puso a disposición de la comunidad el servicio de medición de la huella de carbono

“En la Universidad del Norte nos pusimos en la tarea de crear un programa especial, para poder medir la huella de carbono y no quedarnos en el puro cálculo sino ayudar a transformar esas mediciones y tener un comportamiento más amigable con el medio ambiente”, señala Javier Páez, vicerrector de Investigación, Creación y Desarrollo.  

Este servicio tiene detrás un equipo multidisciplinar de investigadores de nuestra institución, conformado por: Dayana Agudelo, coordinadora de la Maestría en Ingeniería Ambiental y docente del Departamento de Ingeniería Ambiental; Maritza Duque, coordinadora del programa Ecocampus y docente del Departamento de Química y Biología; Aymer Maturana, profesor del Departamento Ingeniería Civil y Ambiental y director del Instituto de Estudios Hidráulicos y Ambientales (IDEHA); y el docente investigador del programa de Ingeniería Mecánica, Óscar Pupo.  

Servicio 

Para acceder al servicio, el interesado debe contactarse al correo electrónico dispuesto por la Vicerrectoría de Investigación, Creación y Desarrollo: huelladecarbono@uninorte.edu.co. Posteriormente se procede a realizar una reunión con el grupo de expertos, en la que se indaga el por qué, expectativas y necesidades de la empresa, lo cual se determinará dependiendo del sector al que pertenezca, para así hacer una propuesta de trabajo.  

Si esta propuesta es aprobada, se inicia un proceso de varias etapas. La primera es una autoevaluación, en la que se evalúa el compromiso de la empresa, debido a que se requiere mucha información veraz y confiable de la misma, para generar resultados confiables. Después viene una fase de validación de la información, y es allí donde los expertos proceden a realizar los cálculos. Luego se analizan los resultados de los cálculos y, por último, se propone una hoja de ruta con base en los datos obtenidos, en la que se busca reducir la huella de carbono.  

Esta huella se estima teniendo en cuenta factores como: ¿Cuánta energía eléctrica consume la empresa?, ¿de dónde viene esa energía?, número de empleados, el tipo de actividad que realiza la empresa, ¿de dónde provienen sus materias primas?, la cantidad de gases y partículas que se emiten al ambiente, entre otros. Estos y otros factores ayudan a los expertos a realizar una estimación veraz de la huella de carbono de la respectiva empresa. 

                 
Uno de los factores para medir la huella de carbono es la cantidad de gases y partículas emitidas.

El docente Aymer Maturana explica que, aunque en este cálculo se tienen también en cuenta otros GEI, el resultado se expresa en toneladas de CO2 equivalente emitidas sobre x tiempo (ton CO2(eq)/tiempo), porque “es la magnitud que determinó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Es CO2 equivalente, porque, aunque nosotros podemos medir la densidad de nitrógeno, metano, azufre y otros tipos de gases de efecto invernadero, debemos hacer, mediante ecuaciones, la equivalencia a Carbono y lo expresamos todo en un mismo término para que así las mediciones puedan ser comparables”.  

Nuestro país tiene el propósito de reducir al 51% sus gases efecto invernadero para 2030, compromiso enmarcado en la actualización de la Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC por sus siglas en inglés), con las que se pretende cumplir el Acuerdo de París del año 2020. Esto implica que el sector industrial debe empezar a medir su huella de carbono para así reducirla. 

“El mensaje que queremos dejar es claro, y es que, pese a que tenemos menos de 10 años para lograrlo, es posible cumplir con este objetivo. En la medida en que las empresas muestren su interés y estén motivados a medir su huella de carbono, demuestra el aporte que quieren hacer para realmente conservar nuestro planeta. Lo importante es que comencemos a generar las estrategias de cambio, y la Universidad del Norte está atenta a prestar este servicio, para así lograr esa reducción, logrando así que cada vez se unan más personas y aprendan los mecanismos y podamos orientar estrategias para reducir su huella de carbono”, concluye Maritza Duque, coordinadora del programa Ecocampus y miembro del panel de expertos de este servicio.

Uninorte sostenible - La Universidad del Norte, a través de la Dirección de Sostenibilidad Ambiental, hace parte del Programa Nacional de Carbono Neutralidad, liderado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, un acuerdo de voluntades para alcanzar la meta nacional de carbono neutralidad al 2050 y contrarrestar los efectos del cambio climático, aunando esfuerzos de empresas en la construcción de un crecimiento sostenible.

Por Saúl Granados Ruiz 

       Más noticias