Convirtiendo los planos y la teoría en realidad práctica
Publicado en: vie, 30 nov 2018 06:30:00 -0500
La docente de ingenierías Garis Coronell.

Una de las formas de comunicación del ingeniero es el lenguaje gráfico, asegura Garis Coronell, docente del departamento de Ingeniería Civil, quien fue escogida como una de las ganadoras del concurso de Innovación Pedagógica 2018, del Centro para la Excelencia Docente de Uninorte (CEDU), en la modalidad de 'Investigación en el Aula. Coronell es también la encargada de enseñarles a los jóvenes ingenieros ese lenguaje tan importante que les servirá para la vida, convirtiendo los planos en actividades prácticas. 

De acuerdo con la docente, a excepción del programa de Sistemas, todos los ingenieros de Uninorte deben pasar en primer semestre por la cátedra de “Expresión gráfica”, con la que aprenden las bases del lenguaje gráfico requerido en el dibujo técnico, que utilizarán para desarrollar todos los proyectos que lleven a cabo durante su carrera.

Sin embargo, luego de varios semestres dictando este curso, descubrió que las bases insuficientes con las que algunos estudiantes llegaban a la universidad dificultaban la comprensión de los conceptos dictados. Por eso decidió cambiar la manera en la que entregaba a sus estudiantes el conocimiento. 

En ese sentido, con ayuda del CEDU identificó primero los cuatro principales temas de la materia en los que los jóvenes presentaban falencias. Esos fueron: escalas, proyecciones ortogonales, interpretación de vistas y en algunos casos el razonamiento espacial en general. Luego diseñó actividades prácticas para enseñar esos mismos temas de una manera en que sus estudiantes pudieran asimilar mejor el conocimiento.

Entonces complementó las tareas tradicionales de elaboración de planos con una diversidad de actividades utilizando elementos como plastilina, objetos en 3D o acrílico. Así, por ejemplo, si les pedía a los estudiantes hacer una escala la actividad no era realizada con calculadora y papel en mano, sino utilizando plastilina y regla para medir y calcular cuál era la escala correcta de un objeto.

“El objetivo era utilizar estrategias de aprendizaje adecuadas, de tal forma que ayudaran a mejorar en los estudiantes el razonamiento espacial. En ingeniería cuando tú vas a construir y diseñar algo, todo parte de una idea para dar solución a un problema; desde la idea inicial hasta su diseño final o construcción en todas sus etapas utiliza formas de representación gráfica para poder visualizar lo pensado. El ingeniero tiene que saber interpretar objetos en planos, interpretar objetos en 3D, ver un objeto en distintas dimensiones. Y eso algunas personas si no tienen el entrenamiento se les puede dificultar”, asegura la docente.

Según Coronell, para el estudiante tener un contacto físico con el problema a resolver, realizar las distintas actividades asignadas en grupos con los cuales pudiera discutir e identificar problemas y además obtener una retroalimentación directa por parte del profesor durante la misma clase es esencial para comprender de mejor manera los distintos temas que se dictan en la materia.

Antes, las actividades incluían la realización de planos que en muchos casos los jóvenes debían llevarse a casa y la retroalimentación al respecto de su trabajo podía tardar una o dos semanas. Ahora las actividades están orientadas a realizarse en clase en un lapso máximo de una hora media, para permitirle a la docente entregar una retroalimentación al estudiante y que este pueda entender en qué se equivocó y corregirlo.

Este experimento, que comenzó en el segundo semestre de 2016, ha entregado excelentes resultados en una materia que según explica la docente para algunos jóvenes puede resultar realmente compleja y que además tiene un 20% de repitencia, por eso según señala Coronell, no solo es importante que los jóvenes aprueben la asignatura sino, más aún: que entiendan los conceptos.

“Hoy en día el desarrollo de las actividades es mucho más activa y eso genera una mayor motivación en los estudiantes. Desde mi punto de vista eso he notado en los estudiantes. Tienen un mejor desempeño. Si tú comprendes algo es más difícil que lo olvides a que simplemente memorices una fórmula”, puntualizó.

Si bien la docente no es la única que dicta la materia de “Expresión gráfica” en Uninorte, dice que seguirá implementando esta nueva estrategia, que hasta el momento ha dado excelentes resultados. Coronell, quien es egresada de Ingeniería Civil de la Universidad del Norte, es además una apasionada por la docencia que creció en un espacio familiar repleto de profesores, por eso asegura “dictar clase es uno de los roles más bonitos” que cumple en Uninorte.

Por Edwin Caicedo Ucros

Más noticias Más noticias