Ciencia, tecnología y disciplina, lo que diferencia a los nipones
Publicado en: lun, 24 ago 2015 17:00:00 -0500
El rector Jesús Ferro Bayona entregó las llaves de la Universidad al embajador Kazuo Watanabe.

Los japoneses comparten la misma sangre que los indígenas americanos, pues hace 10 mil años fueron los cazadores asiáticos quienes, en búsqueda de animales, atravesaron el estrecho de Bering para llegar a América, y a lo largo de los siguientes mil años poblaron la totalidad del continente.

Con esta reflexión, Kazuo Watanabe, embajador de Japón en Colombia desde hace tres años, dio inicio a la conferencia central de la Cátedra Asia Pacífico, evento de la Universidad del Norte que en sus siete ediciones ha explorado los aspectos políticos, económicos, culturales y académicos de este continente, así como las relaciones y paralelos de la región Caribe con los países asiáticos.

En su intervención, titulada "El alma japonesa y la ciencia y tecnología", el diplomático examinó las similitudes del pueblo nipón con los indígenas de América del Sur, desde lo parecido de algunos vocablos del guaraní con el japonés, a la semejanza de las vestimentas tradicionales de Kyoto con la de los campesinos del interior de Colombia o los indígenas arhuacos del Magdalena.

Sin embargo, para Watanabe, quien fuese representante de Japón en Naciones Unidas, España, Argentina y Paraguay, hay dos palabras que diferencian al país nipón de los pueblos latinos: disciplina y paciencia.

"El bombardeo de Hiroshima, donde perecieron 200 mil japoneses todavía queda en el alma de nuestro pueblo. Después, en marzo de 2011 azotó a Japón un gran terremoto y posteriormente un tsunami. Nuestro sentimiento hacia esos desastres es algo diferente. Nos enfrentamos a ellos directamente y no echamos la culpa a nadie", expresó Watanabe.

Para él, los temas de ciencia y tecnología tienen mucho que ver para Watanabe con esa tenacidad para superar semejantes adversidades. "Por suerte, en Japón tenemos la tradición de apreciar mucho la ciencia y tecnología. Eso no se desarrolla en una noche. Se requiere de varios factores como la educación, el sector industrial, el desarrollo económico, la tradición cultural, la consciencia social y el interés en la ciencia. Por supuesto, también el interés de los padres que lo transmitan a sus hijos, para que adquieran respeto".

De acuerdo con el diplomático, en Japón reciben atención especial del Gobierno aquellas personas que son maestros de su oficio y su técnica. Una evidencia de esto es Kongo Gumi, una compañía de construcción cuyos inicios se pueden trazar hasta 578, siendo la compañía más antigua del mundo, y cuya casa matriz permanece en pie en Osaka desde ese entonces.

Akio Toyoda, presidente de Toyota, la compañía más grande de Japón, es regularmente visto en las fábricas con uniforme de trabajo. Watanabe relata que "si Toyoda encuentra basura en el suelo, él mismo recoge esa basura… Nosotros desde pequeños en el colegio teníamos que hacer limpieza. Esto es muy importante, y quizás en la mayoría de la sociedad occidental ustedes mismos no la hacen, sino que se lo dejan a otra persona encargada de eso. En Japón no, porque haciendo limpieza podemos aprender algo".

Para Watanabe, es esta disciplina junto con la tradición de ciencia y tecnología, la que le ha permitido a Japón acumular 12 premios Nobel en este siglo, y es la educación la base para mantener ese nivel; en Japón hay 771 universidades (168 de ellas públicas o estatales), casi 4 veces más que Colombia, a pesar de tener solo 3 veces más población (127 millones de habitantes).

Acuerdos con Colombia
Según Watanabe, Colombia y Japón de momento se encuentran negociando un EPA (Economic Partnership Agreement), que se trata "en pocas palabras, de un tratado de libre comercio, más cooperación".

Parte de esta cooperación consiste en el adelantar proyectos en zonas de conflicto como el Magdalena, con 131 bibliotecas y 22 centros de primera infancia, además de campañas de desminado en municipios antioqueños. Además, actualmente, el Ideam utiliza datos del Satélite ALOS Kyoto de la agencia de exploración aeroespacial japonesa para monitorear la selva del pacífico.

Japón ya ha demostrado su interés comercial e industrial en Colombia en el pasado desde la visita del primer ministro Shinzo Abe en julio de 2014. "Colombia está generando una impresión con la tecnología de punta. Un caso es el de Palmira, con la fábrica de Frukawa, que produce fibra óptica, lo que es muy importante, pues muchas de las 77 compañías japonesas en Colombia solo tienen interés en energía y minerales".

Y agrega el embajador: "Colombia está intentando entrar en OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo), pero todavía hay mucho por hacer, sobre todo en ciencia y tecnología. Con el fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre Colombia podremos colaborar para este fin, pero ambas partes tendremos que hacer esfuerzos", sentenció.

Por Andrés Martínez Zalamea

Más noticias Más noticias