Cierran con éxito los Diálogos Comunitarios 2022, liderados por ONU Mujeres y Uninorte
Publicado en: 2022-06-30

Con junio finaliza la estrategia de Diálogos Comunitarios entre mujeres colombianas y provenientes de Venezuela 2022, espacio liderado por ONU Mujeres, en alianza con la Universidad del Norte, gracias al apoyo financiero de la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) del gobierno de los Estados Unidos. El cierre se llevó a cabo en los cuatro territorios de la Costa Caribe en los que incidió el proyecto: Barranquilla, Soledad, Cartagena y Santa Marta.

Como resultado del proceso recorrido durante estos meses, se crearon 4 redes de mujeres con las que se busca fortalecer y generar impacto en sus comunidades para la prevención de las violencias basadas en género y aportando a la socio-integración.  

“Este proceso de acompañamiento tiene un componente muy importante de sostenibilidad y es justamente entregarles a ellas herramientas que les permitan no solamente gestionar sus propias vidas, sino también apoyar las de otras integrantes de sus familias, en primer lugar, y de mujeres en sus comunidades”, resalta Giannina Torres, coordinadora del resultado de empoderamiento femenino de Uninorte. Durante el encuentro recordó a las asistentes que la invitación es a seguir caminando juntas y seguir apoyando a las mujeres para prevenir las violencias basadas en género.

     
 

Además de las sesiones virtuales y presenciales, las participantes generaron nodos comunitarios para replicar la información adquirida y desarrollar acciones de incidencia, las cuales pudieron tener impacto en la comunidad y fortalecer las habilidades de las mujeres. Entre las acciones que se realizaron se destaca el mural ‘Alas de mil colores para un nuevo despertar’, realizado en Santa Marta, el cual contó con un espacio para reflexionar sobre el empoderamiento de las mujeres y la participación del grupo musical A ritmo de mujer. Por su parte, en Cartagena se realizó un ‘Olla comunitaria’, donde pudieron compartir y reflexionar en torno a los valores y la crianza respetuosa. 

Liliam Travieso, venezolana asentada en Colombia hace cuatro años, considera que la raíz de estos diálogos es la otra persona. “Estos conocimientos que tengo ahora pudieron haberme ayudado antes. Ya sé que no debo permitir ningún tipo de abuso, no solo se trata del físico sino del psicológico. Y así como me ayuda a mí puedo ayudar a otras personas”, enfatiza.

Paralelo al cierre de Diálogos, se llevó a cabo el proceso de Mentorías. En cada ciudad se seleccionó una organización sin ánimo de lucro en donde sus mujeres integrantes hubieran participado de una versión anterior de los Diálogos Comunitarios o que se destacara por su activa labor por el reconocimiento de los derechos de las mujeres. El propósito de la tutoría fue apoyar la consolidación y organización social de cada organización y brindar las herramientas necesarias, según los aspectos a fortalecer en cada una.

“Lo que hicimos con el proceso de mentorías fue fortalecer ese conocimiento que ya se había adquirido en diálogos, y a partir de un diagnóstico identificar las debilidades para trabajar de ellas”, explica Jessyka Manotas, mentora en Barranquilla.

 
 

La Fundación De Pana que Sí fue la organización con la que se trabajó en Barranquilla. Desde su creación en 2018, buscan contribuir a una respuesta integral a la realidad que vive la población en desventaja social y económica, especialmente la población migrante venezolana y los colombianos retornados. Su fundador y presidente, Thailer Fiorillo, resaltó la experiencia de las voluntarias que hicieron parte de la versión anterior. Para él, se evidenció el empoderamiento que consiguieron y cómo se vio reflejado para conectar con más mujeres. El 70% de sus beneficiarios son mujeres.

Davidson Martínez, voluntario en de Pana que Sí, ante la experiencia vivida con las mentorías expresó que “fortalecimos puntos que necesitábamos. Si bien adelantamos procesos, hoy gracias a su apoyo tendremos mayor impacto. Hoy sabemos sobre planeación estratégica y tenemos claro cómo lo vamos a hacer, dónde lo vamos a hacer, qué resultados esperamos y cuál será nuestra proyección”.
El encuentro culminó con acto simbólico, en donde cada participante regaló luz a otra compañera, mostrando que entre ellas se enseñan el camino y juntas tienen la fortaleza para estar unidas como red y caminar.

Diálogos comunitarios es la segunda línea trabajada en el proyecto “Protección, integración y empoderamiento de las mujeres en el contexto migratorio en Colombia”. La primera línea brindó apoyo para el pre-registro de personas provenientes de Venezuela, según los lineamientos del Estatuto Temporal de Protección y se otorgó asistencia psicológica para las mujeres víctimas de violencia, garantizando su acceso a la protección, salud y justicia. La línea tres y cuatro estuvieron alineadas en el empoderamiento económico para las mujeres.
 

Por Sophia Córtes

       Más noticias